La matraca de que el pan engorda dura por lo menos 60 años (y ya vale)

Panes

Lo siento, si estás esperando que en este post aclare las dudas al respecto de si el pan engorda, adelgaza… o te blanquea los dientes, va a ser que no.

La entrada de hoy es una invitación a la reflexión. Veamos, yo aporto una información que es probable que no sea muy conocida por muchos y luego que cada cual destile sus propias conclusiones (que además sería estupendo que plasmara en los comentarios).

Para ello voy a comentar la primera referencia que tengo sobre eso que se dice de que “el pan engorda”. He de reconocer que la referencia que voy a utilizar no es muy seria, no es muy erudita que digamos, pero es incontrovertible. Ya verás.

La historia

Se trata de un pasaje que sale en la muy recomendable película de 1955 “Historias de la radio” de José Luis Sáenz de Heredia. La peli es una comedia en la que varias historias personales confluyen y se entrelazan en un argumento que gira entorno a los primeros concursos radiofónicos de nuestra querida radiodifusión española. Pero eso es lo de menos (aunque te recomiendo que si puedes veas la peli porque es muy buena)

Lo que quiero resaltar es que en un pasaje de esta película tres de sus protagonistas, uno de ellos cura, hacen una clara e inequívoca referencia a que el pan engorda ¡ya en 1955!

Pan de san antonio 2La anécdota consiste en que el cura cuenta a los otros dos protagonistas que viene observando (sin ser visto) cómo “un pobre” entra todos los días en su iglesia y se dirige al cepillo de San Antonio para “saquearlo”. En realidad el cepillo consiste en un cajón guardado con llave al pie del santo y que tiene una abertura para depositar en él la limosna u ofrenda correspondiente… Además, el cepillo tiene una leyenda visible que a modo de metáfora limosnera reza: “pan de San Antonio”. El caso es que el cura cuenta a los dos hombres como un día vio entrar el ladrón cuando la iglesia estaba vacía, forzaba el cajón del “Pan de San Antonio” y tras encontrárselo vacío de monedas abandonó la iglesia sin tratar de “saquear” otros cepillos en los que se supone se dejaban las limosnas. El cura relata que entonces pensó que lo que le pasaba al pobre-ladrón era que tenía hambre (ni más ni menos) y que debió pensar que en el cepillo de San Antonio había pan de verdad, del de miga y corteza, y que era solo eso lo que quería robar. Para comprobar el cura su teoría al día siguiente depositó dentro del famoso cajón un pan tierno y, cuando de nuevo entró el pobre-ladrón… forzó de nuevo el cajón y se llevó solo el pan que en él halló. Y así se repetía la jugada todos los días: el cura dejaba una hogaza de pan dentro del cajón con llave, el pobre-ladrón entraba, abría el cajón con una ganzúa y se llevaba solo el pan aunque además encontrara monedas.

Pan de san antonio 3

Es entonces, cuando uno de sus interlocutores le pregunta al cura si es por esa razón que él come a diario sin pan… a lo que el cura (que era de los de verdad) se siente “pillado” y creyendo que quienes le acompañan pueden pensar que les ha contado la historia para hacer lucir su generosidad con los necesitados se justifica diciendo que verdaderamente él no comía pan “porque dicen que engorda”. En realidad dio esta respuesta para hacer buena aquella máxima que sostiene que en la persona verdaderamente generosa la mano izquierda no se ha de enterar de lo que hace la derecha… cuando la verdad última era que no comía pan para poder dejárselo al pobre-ladrón, infeliz él, que solo quería robar pan para comer (ya digo que el cura de la peli es de aquellos que llevaba la sotana con profesionalidad).

La resolución de la anécdota peliculera es lo de menos a estas alturas, baste decir que el cura, buenazo como él solo y agradecido por la conversión religiosa del pobre quien poco a poco además de llevarse el pan cada día tenía un gesto de religiosidad cada vez mayor, termina poniendo en el cepillo de San Antonio el siguiente letrero:

Pan de san antonio 4

La historia existe, ¿pero quién tiene razón?

Bueno, volviendo a lo nuestro, esta escena deja rotundamente clara que la edad de la historia esta del pan y su capacidad engordante se remonta por lo menos a los tiempos de Maricastaña. Así estaban las cosas cuando nuestros abuelos se dedicaban a criar a nuestros padres (al menos los míos)… y así están ahora.

En la actualidad, la historia de que el pan engorda sigue estando a la orden del día, tanto en la conciencia popular como en la de algunos “profesionales” sanitarios. Algo que no deja de ser curioso ya que las estadísticas de consumo de alimentos reflejan la drástica caída en el consumo de pan en España en los últimos 40 años, cifras que reflejan que, cada español, consume menos de la tercera parte del pan que consumían los españoles de hace 4 décadas. Sin embargo, es precisamente en estos 40 años últimos cuando las cifras de obesidad han sufrido un crecimiento casi exponencial.

Quizá sea este último dato el que ha provocado que en los últimos tiempos los responsables de la producción de pan en España (principalmente la Asociación conocida como “Pan cada día”) publiquen notas de prensa día sí, día también diciendo lo buenísimo que es el consumo de pan para la salud. Con dichos comunicados, en mi opinión un tanto descontextualizados y con argumentos en cierto sentido pueriles, esta asociación trata de desmentir con estudios científicos todos lo vituperios que desde tiempo inmemorial se le dedican al pan y a la cuestión de la obesidad…

Pero al mismo tiempo, también tenemos todos esos estudios que de forma poco práctica (al menos desde mi punto de vista) se encargan de decir que cuanto menos pan comamos es mejor para la salud, llegando (así parece en cierta medida tras la lectura de los propios estudios) a equiparar el consumo de pan poco menos que con el de otros alimentos o productos netamente más negativos sobre nuestra salud.

Señores, no me gusta como hace su trabajo “Pan cada día”, creo que debieran refrescar su imagen, su argumentario y sus objetivos estratégicos. Tampoco me gustan los estudios que ponen como hoja de parra al pan, culpándolo junto a otros cómplices alimentarios y sin hacer distingos entre ellos, de todos los males de salud.

En resumen

No me creo que el pan engorde ni tampoco me creo lo contrario. El pan es un alimento originalmente humilde, que si bien es cierto a día de hoy no tiene un interés nutricional espectacular, pienso que puede formar parte en su justa medida de nuestra alimentación. Aquí hemos comido con pan toda la vida y nuestros bocatas son los mejores del mundo y eso es gracias en cierta medida al uso de pan de verdad… y no siempre hemos estado “gordos”. Claro que puede ser peligroso pasarse con el pan… y con el agua también. Pongamos un poco de cordura en esto de la comida, las frases célebres y la evidencia científica.

Señalar al pan como el malo de esta película con la cantidad de actores hijoputas que tenemos en nuestros días campando a sus anchas, es tan útil como matar moscas a cañonazos. No me gustaría que esta mi opinión se interpretara para que ahora saliéramos todos gritando “viva la barra –libre- de pan”. Para nada, el pan tiene su hueco y su proporción. Mucho menor que la que se le podía otorgar antaño (para mí el mejor sitio donde puedes ubicar el pan lo encontrarás en esta herramienta o si lo prefieres consultando mi opinión en este post).

Que no te atormenten con los mensajes satanizadores sobre el pan. Cómelo si te da la gana, en su justa medida y por supuesto, por tu salud, que sea integral.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interese consultar:

——————————-

Imagen:  amenic181 vía freedigitalphotos.net

62 comentarios en “La matraca de que el pan engorda dura por lo menos 60 años (y ya vale)

  1. Joder!! la que se ha armado con el pan de los cojones…jajajaja!!

    El caso es que de pan se ha hablado en este blog a mansalva, mucho, documentado y científico, pero no, hay gente que no ha captado el mensaje tan sencillo: dejad ya de tocar las pelotas con el pan que no nos hace falta un diplomado, un/una histérica, un indocumentado, un pseudo-googleliano “jarto” de leer y leer, un aprediz, un mamarracho, un tocapelotas de medio pelo, un iluminado repetitivo, y hasta un par o más de trolls.

    Será que no se ha hablado del pan; Iturriaga, el comidista, ya puso firmes a unas cuantas peseudo-panaderías hace un año, y se armó el belén, pero con ínclitos como algunos comentaristas esto ya se va de madre; no habeis entendido una puta mierda de nada, pero ni una puta mierda; os quedais en primero de bobada y encima os haceis grandilocuentes ,pedantes, ofendidos, absurdos, majaderos (estos molan..XD) y estñupidos engreidos en tópicos y nutricionismo, no confundir con nutrición, y encima os ofendéis?? joder…

    Dora, la exploradora….el aspartamo cancerígeno?? please, hazte un favor y gánate la vida; Irán, Cuba, Emiratos Árabes, Corea del Norte y un sinfín de paises llevan años y cientos de millones invertidos para demostrar lo que a día de hoy es una de las sustancias aditivas más seguras del planeta, desafortunadamente se ha invertido demasiado en su investigación para que taraos de medio pelo acaben en el arcén, en la cuneta, con su pseudo-ciencia.

    A algunos os ponía yo a palos de “deberes” de bioquímica, endocrinología, biología molecular y alguna “cosita” más a ver si os quedan ganas de demostrar la tontería que llevais encima no se os quita hasta que os dais de bruces con LA CIENCIA. Mitad conspiranóicos-mitad licenciados de Google.

    Cuando la redención del huevo no estabais aqui, no?? pues de eso se trata, que el pan está demonizado de forma absurda, generalista y estúpida, entendiendo por estúpida aquella forma de atar cabos a base de deducciones obvias y de primero de Google en calorías, diabetes y refinados, pero como no leéis los enlaces no os enteráis de la misa la media.

    A ver: algún paleto con el tema de los huevos, los de gallina, que pase e ilumine, o con el aceite de colza…porque visto el nivel y la poca humildad, la mucha prepotencia, es posible que no enendáis un alegato tan sencillo como que el pan, a pesar de lo que lo han convertido, y de esto ya me cansé a postear aqui, es un alimento exageradamente demonizado sin criterio global, solo con limtaciones referidas a nutricionismo facilón, pero es que no se trataba de eso, es que se trataba de minimizar daños cuando, como Juan dice, hay actores en escena que son mucho más importantes, perjudiciales e ignorados por la masa…la masa, la del pan XD.

    Anda que el de la “dieta mediterránea” se ha lucido; fritangas dice….aqui si quieres hablamos de frutiras, de Covián y de cómo funcionan bien hechas, tanto a nivel nutricional como a nivel gastronómico; se ve que eres muy joven o muy indovumentado; fritangas dice….eso swerá lo que tú comes o lo que tú te crees pero no tienes ni puts idea, francamente a estas alturas, y con permiso de Juan, me tomo la libertad de soltatlo así y sin más explicaciones, porque da hasta vergüenza ajena, que ya es decir.

    Que os den por el culo!!, si no quereis comer pan de verdas no lo comais pero dejad de decir sandeces, que vais con retraso de un año lo menos, en el blog, y con retraso de lectura cuando se indican los enlaces. O todo o nada a la hora de opinar sino se lle; todo, insisto, todo.

    Al pan, pan y al vino, vino; el chocolate espeso y las cosa claras, majagranzas!!! XD

    Saludos.

  2. Yo no quiero polemizar pero al pan casi se le puede considerar un antinutriente de escaso valor nutritivo y que puede evitar la absorción de otros alimentos aparte de ocupar sitio físico en el estomago. Igual el pan casero es algo más positivo pero los de panadería y manufacturados creo en mi modesta opinión que deberían prohibirse.
    Hay alimentos que enganchan y los hidratos de carbono lo hacen de manera adictiva.
    En cuanto al comentario que me precede decirle que aquí la gente comenta, para eso se hace y no me parece que proceda su soberbia y reproche además de que sí, las fritangas y el pan no son el mejor alimento.

  3. El autor omite que el pan está hecho de harina y que esta sale del cereal y eso nos provoca un pico de insulina.
    A estas alturas todos sabemos que todo lo que sea mantener estable la insulina jugará a nuestro favor.
    Lo mismo pasa cuando comemos unos macarrones o unos kellog’s.
    Otra cosa es que según el tipo de pan, el tipo de cereal con el que esté hecho, sea mejor o peor para nosotros, pero el pico de insulina no nos lo quita nadie.
    No entiendo esta obsesión del autor a favor del pan.

  4. Las premisas de este blog son simples y fáciles de entender, se basan solamente en calorías y azúcares. Su biblia es la siguiente: el pan, el vino, o un simple capuchino, ni es bueno ni es malo, depende de la cantidad y con qué se acompañe. No importa nada más. Eso es todo, pero revestido de artículo pomposo. Y con sesgo: se enlaza solamente con estudios afines. ¡Qué inteligencia! Y, por supuesto, quien disiente de ello es insultado sistemáticamente alegando falta de conocimientos. País.

  5. El problema no es el pan ,si no la cantidad de hidratos de carbono que ingerimos sin darnos cuenta ya que tenemos facilidad de alimentos ,no repartimos las ingestas a tres horas entre toma y toma ,y nuestro cerebro necesita la glucosa para funcionar y la consigue como sea ,llegamos hambrintos e ingerimos cantidades innecesaris de alimentos y no son los mas saludables generalmente,hay que hacer reparto de alimentos a 5 ó 6 tomas ,desayuno ,media mañana ,comida merienda cena y recena (1 vaso leche) si va a pasar mas de 8h sin ingesta hasta levantarnos y en cada toma tiene que haber un poquito pan como 4 dedos y ademas estaremos mas felices y contentos.

  6. Mientras primen las formas en vez de el contenido así les luce el pelo a algunos y algunas.

    Alimentos que enganchan?? adictivos?? pero que chufla es esta?? de donde narices salen semejantes disparates para que luego se indignen porque fulanito o menganito le dice, a su manera, que eso no es así, que no se invente cosas, pero eso sí, oiga, es una opinión, pues mira no, es una falacia, y como tal no solo no merece respto alguno sino un gran reproche.

    O vamos a seguir con la autocomplacencia de “la industria alimentaria no hace adictos, la culpa no es mi, es que los alimentos son dronjas y nos manipulan” sí…en el colacao…XD

    Esto no es soberbia, es cabreo, porque con esas “buenas formas” se suelta una memez y se pretende como opinión respetable, porque de 49 comentarios que preceden al mio hay bastante más ignorancia, inquina, mla educación, como la mia, lo siento pero soy una persona maleducada, pero todos amparados en “la opinión” y en la respetabilidad.

    No se puede pedir respeto cuando se lanzan leyendas urbanas, mentiras o chorradas que una tras otra se van acumulando; o que al autor del blog se le pregunte dia sí y dia también que cuanto cobra por lo que escribe…pero que cuanto le pagan bajo cuerda de forma interesada por decir esto o lo otro, pero en qué mundo vivis algunos, por la gloriamimadre. XD

    Otra: las fritangas, que alguien me explique que es eso; yo hablo de frituras de verdad, en sartén y AOVE, un solo uso, elaboración y temperatura correctas y sin padecer ninguna patología conocida esto es recomendable una o dos veces por semana; el problema es que es caro, ni más ni menos; los churros bien hechos son un gran desayuno.

    Pero no, ahora se habla de obsesión por el pan, y digo yo, y la obsesión por los picos de insulina?? de verdad que algunos os flipais, pues claro, pero por dios!! que se está hablando de cantidades pequeñas y considerando el pan “malo”, que es lo que se vende por mayoría. Ahora que crece la diabetes de forma alarmante al gente se “automedica” con dietas absurdas, fuera de contexto y sobre todo extralimitadas a cosas simples de forma exagerada, como puede ser el caso del pan integral, y bordeando sigilosamente otros bastante más influyentes, como los refrescos azucarados, con azúcar, no con edulcorantes, pero no, picos de insulina….no comas HC, ya puestos, que por ser integrales no vas a evitarlo, vas a equilibrarlo, que es muy diferente.

    Pero existe el pan bueno, solo que es jodido encontrarlo, pero como reza el artículo:la matraca que se ha dado con el pan cuando hay lo que hay por ahí volando, cuando en vez de DEMONIZAR a las autoridades sanitarias que están para lo que están, se demoniza a la industria que se limita ha hacer lo que la anterior le permite, como por ejemplo añadir grasas saturas, y vuelta a saturarlas, y vuelta a cocerlo y precocerlo, hablo del pan, y se sigue echando balones fuera…que no leches, que no cuela, que la gente come mucho más de lo que necesita y busca amparos absurdos para trasladar la culpabilidad de sus abusos a otros: Es que son adictivos…venga ya, hombre, venga ya.

    Y ya para remate @Dice ser Cruz:reducción al absurdo en una “biblia”?? pero a ti te parece razonable que con la base de datos del blog vengas a decir semejante majadería y luego hablar de conocimientos?? pero esto que és?? me parto con algunos.

    Saludos.

  7. Una vez más el artículo me parece estupendo.

    Tal vez nos fijamos demasiado en calorías, cantidades, etc cuando lo que suele suceder es que a medida que cumplimos años, quemamos menos, el cuerpo cambia y te percatas de que antes te comías raciones de adolescente y no engordabas un ápice y tu salud era inmejorable y ahora bocado que tomas se queda contigo, es ahí cuando eliges qué comer para no terminar en plan globo y ahí entra el pan, el azucar, los snacks, embutidos, refrescos y un sin fín de productos de los que antes gozabas tu y tu cuerpo a partes iguales y ahora son “demonios” con mayúsculas y además lo sabes porque existen las básculas (mucho más fiables que los estudios variados).

  8. Qué fácil es hacer que la gente pierda la paciencia! Parece mentira que lago tan humilde como el pan desate tal cantidad de insultos. La mayor parte de la gente que opina en contra lo hace con una virulencia debida a que el pan le ah causado poco menos que daños irreparables en su salud o la de su familia.

    Comento por intentar aclarar alguna cosa, ya que me dedico a la docencia en industrias alimentarias y he visto fabricar y analizar pan ( entre otras cosas) desde hace más de 15 años:

    La composición del pan industrial y el artesanal son muy parecidas, lo que puede hacer que cambie dicha composición es el tipo de harina usado. Estoy harto de oír como todo la artesanal es bueno, vivo en un pueblo, mi panadero se levanta a las dos de la mañana y hace pan con harina del 70% de extracción ( completamente refinada) usa mejorante comercial ( vitamina C, lecitina y enzimas amilásicos sería una mezcla) en una dosis muy pequeña ( casi todo es excipiente= harina) y hace un pan cojonudo, blanquito y pleno de sabor debido a la fermentación larga y al uso conjunto de masa madre y levadura prensada.

    Aquí he leído a alguna indocumentada llamar a la levadura de panadero, levadura química porque desde que la gente se ha puesto a hacer pan en casa si no se usa masa madre eres un terrorista. Igual que llamar a las enzimas que se usan en panadería ” mierda química” y luego comemos queso muy artesanal en el que usan enzimas como las proteasas.

    Del resto, apelar al sentido común es lo único que nos queda, y es lo que intenta Juan Revenga, el que no lo entienda lo lleva claro,

  9. Hay mucho desconocimiento sobre nutrición y el pan no iba a ser menos. Y como también faltan ganas de enterarse y aprender al final el boca a boca funciona y nadie sabe lo que come.

    Hasta me cuesta encontrar pan integral de verdad… ni los que venden el pan saben qué porcentaje de harina integral tiene. No saben lo que están vendiendo. Hasta donde supuestamente es natural de verdad, si prehubtas con insistencia terminas descubriendo que es integral porque tiene un 10% de harina integral, el resto, refinada.

    Ahora me pregunto qué hay de realidad en la denominación de “pan masa madre” que se está poniendo de moda en franquicias de panadería.

    La triste realidad es que a muchos les da igual qué meten en su cuerpo y de ello se aprovecha la industria alimentaria.

  10. Si,desengancharse de azucares e hidratos de carbono según estudio americano puede ser mas costoso que de la heroina
    Mírelo.

  11. Buenas. En mi opinión el pan a día de hoy deja mucho que desear, generalizando, ya que la mayoría de personas compran el pan en el supermercado porque le pilla de paso y estos panes como bien dices poco interés nitricional tienen. Si hay que recomendar, que sea integral, pero de nuevas nos encontramos con el mismo problema, si ese pan se va a comprar en el supermercado no va a ser integral, por lo que he estado revisando la mayoría son harina refinada a la que añaden salvado, esto dista del pan integral que se recomienda de ahí la importancia de matizar esa recomendación. Por otra parte el tema de buscar un culpable, quitando por completo el pan y creando una ansiedad brutal, creo que como bien dices si ej los habitos de la persona está el de comer con su trozo de pan, sea para mojar, enpujar o para un bocadillo, todo esto se puede encajar en un marco de alimentación saludable, tachar al pan de culpable exime de responsabilidad al resto alimentos de la dieta de la persona y como decía puede crear una ansiedad bastante grande.
    Saludos Juan!

Los comentarios están cerrados.