Uso y abuso de la figura infantil en nutrición

Lamentablemente son muchas, demasiadas, las circunstancias en las que la figura infantil es vergonzosa protagonista de la publicidad de “alimentos” (lo pongo entre comillas porque sensu stricto gran parte de esos productos publicitados difícilmente soportarían la criba de someterlos a la definición de alimentos). Por esta razón…

Por esta razón, hoy solo voy a poner de relieve tres de esas acciones publicitarias. Es francamente difícil hacer un ranquin de la ignominia. En cualquier caso a ver qué te parecen a ti, puedes denunciar, llorar, reír amargamente…

Productos innecesarios en el 100% de los casos

El primer caso es el de los suplementos para niños “malcomedores”, y en este terreno los protagonistas son dos productos concretos: Pediasure y Meritene Junior. Dos productos sobre los que ya he expresado mi opinión sobradamente en otros artículos. Lo peor de todo, en especial en el caso de Pediasure, es la utilización de la figura infantil como punto de palanca para vencer los habituales temores de los padres sobre si sus hijos “estarán bien nutridos o si tendrán de todo”. Para ello lo más infame de esta fechoría consiste en publicitar el producto en canales con una orientación netamente infantil (Clan, Disney Channel, etcétera) y además hacerlo con una profusión abusiva. Me explico. En no pocas ocasiones la cadencia de estos anuncios de por sí abominables en su mensaje, termina por ser de 3 a 1 con respecto al resto de la parrilla publicitaria. En resumen, un bombardeo que termina transmitiendo un sentimiento de culpabilidad en los niños que no comen lo que los padres (en la mayor parte de los casos, equivocadamente) quieren que ellos coman. Puedes leer mi opinión detallada al respecto en este enlace, Mamá, no quiero ser un niño enclenque, ¿me preparas “el batido”? o bien este otro ¿Su hijo es normal? ¡Estigmatícelo, por Dios, y hágalo verdaderamente normal!

Sobre el tema de la publi de Meritene Junior, ácida y torticera como ella sola, puedes ahondar en mi opinión en el artículo con el que estrené mi colaboración con El Comidista: Malas madres y peores anucios, así como en la vergonzante respuesta que dio a mis preguntas la más grande multinacional de la alimentación en el mundo: Respuestas de Nestlé SA al caso de Meritene Junior.

Chantajes antieducadores

El siguiente caso es el de la cadena de distribución Aldi, que está pegando fuerte, pero dando por saco y en contra de las más prestigiosas recomendaciones al respecto de cómo ayudar a nuestros hijos a adquirir unos hábitos alimentarios saludables. Parte de su publi más reciente incluye una cartelería en la que se puede ver a un niño sometido a chantaje y que se resumen en un atroz: “que te prometan que se van a comer la verdura, por solo 0,89€”… y ahí están: las habituales y muy legítimas protestas de un niño a la hora de comerse lo que los padres deciden que ha de comer (en este caso las famosas verduritas) acalladas… selladas… amordazadas con un violencia chantajista en forma de galleta de chocolate. Un producto fascistoide en lo que a perfil nutricional se refiere. Chungo que te rilas, en especial en estas circustancias.

Aldi galleta

Mala, pésima la Responsabilidad Social Corporativa la de esta cadena de supermercados dejando en la población general, los consumidores receptores de esta publi, un mensaje torticero. Para poner en evidencia mis palabras solo merece prestar atención a la opinión del Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación que, a colación de este estudio deja meridianamente clara la actitud de premiar a los niños con alimentos superfluos para que los niños coman lo que los padres quieren:

“Ofrecer dulces [como es el caso que nos ocupa] como recompensa con el fin de que los niños se acaben o coman alimentos vegetales, o cualquier otro alimento, es una actitud de pésimo gusto. Con ella se facilita que el alimento recompensa sea aún más deseable para los niños y, la comida que se pretende que coman, menos deseable de lo que en principio les parecía. En definitivas, con esta actitud se dificulta, en sentido contrario al deseado, que los niños terminen aceptando motu proprio aquellos patrones de alimentación más sanos y equilibrados que se pretende que adopten”

En lugar de ofrecer “alimentos recompensa” con un perfil nutricional insano, como lo son las galletas, este organismo propone, llegado el caso, premiar a los niños con una tarde en la piscina o una sesión de cine en familia. Pero claro… Aldi de momento no tiene ni piscinas públicas ni salas de cine a disposición de sus clientes.

El colmo de la ignominia… y además ilegal

Dije al principio que no era cuestión de hacer un ranquin de la asquerosidad utilitarista de la infancia… pero este caso de veras que roza la impudicia, y desde mi punto de vista se adentra en la transgresión legal con paso firme. Me refiero al abuso que de la imagen infantil hacen algunos promotores de una conocida firma de suplementos innecesarios que al mismo tiempo pueden ser peligrosos en manos de personas no especializadas (como suele ser habitual en estos casos). Me refiero a la promoción que puedes ver más abajo de algunos agentes de Herbalife para el adelgazamiento a partir de mierdas con… ¡niñas de 7 u 8 años! Te dejo la imagen y juzga por ti mismo. Me hago cruces si, sabedora de estas cosas, el Defensor del menor, la fiscalía del Estado, el Ministerio de Sanidad o la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil… no hacen nada al respecto. Y es que, además los autores de esta felonía tienen nombre, apellidos y número de teléfono… y están en España. Parece que para algunos todo vale para que, en mi opinión, auténticos indocumentados vendan las tonterías de una empresa más que cuestionable como lo es Herbalife. Si estas cosas permanecen impunes… que nos pillen confesados.

Herbalife_infantil

———————————————

Premios Bitácoras 2015Si te gusta El Nutricionista de la General me harás muy feliz si votas sus contenidos al Premio Bitácoras 2015 al Mejor Blog de Salud e Innovación Científica. Puedes hacerlo en este enlace
!Gracias!

 

 

—————————————————–

Nota: Mi agradecimiento para la redacción de esta entrada para @MariaCocinitas y Alejandro González (@Evocid)

Imágenes: https://twitter.com/Evocid/status/638714282910347264 y https://twitter.com/MariaCocinitas/status/654275968077561856

 

4 comentarios en “Uso y abuso de la figura infantil en nutrición

  1. A ti Revenga ya te vale, parece q hay cosas q nunca cambian siempre andas tocando los huevos a los demas. En 20 min tambien igual, despotricando contra todo el mundo y sin aportar nada en positivooooo. Cuando dejaras de creerte el papito de los demas y dejas que la peña haga lo que le de la ganaaaaaaaaaaaaa. Eres un coñazo

  2. Hola vulpex, gracias por tu comentario…

    Si te has molestado en seguir mi pista desde 20minutos hasta aquí quiero pensar que habrás visto en mis post algo más que “despotricar” por sistema. Tienes un montón de artículos “en positivo”. Artículos que ahora están todos ellos en este blog… quieres muestras?
    http://juanrevenga.com/2015/08/alrededor-de-la-mesa-es-una-expresion-y-actividad-que-hay-que-recuperar/
    http://juanrevenga.com/2014/11/cocinar-en-casa-es-un-ingrediente-clave-para-seguir-una-dieta-saludable/
    http://juanrevenga.com/2014/10/legumbres-para-la-generacion-que-se-salto-las-legumbres/
    http://juanrevenga.com/2014/05/comer-en-familia-un-poderoso-aliado-para-adquirir-mejores-habitos-dieteticos/
    http://juanrevenga.com/2014/02/yo-soy-mas-de-mercado-que-de-super-y-tu/
    http://juanrevenga.com/2013/01/que-tu-hijo-come-de-todo-no-te-preocupes-ya-cambiara/
    http://juanrevenga.com/2012/05/ensenar-a-comer-es-ensenar-a-crecer/
    http://juanrevenga.com/2012/02/si-tu-comes-bien-ells-comen-bien/
    Por poner solo unos pocos ejemplos que, a buen seguro se irán sumando otros nuevos artículos en esta nueva etapa.
    En cualquier caso, ya sabes, si tanto coñazo te resulto con no pasar por aquí, todos contentos.
    Un saludo!

  3. Fantástico artículo como siempre. Yo no tengo hijos pero sí sobrinos y lamentablemente veo reflejado a mi sobrino pequeño en el primer caso, el club de los mal comedores. He tenido que ver enfados y lloros, preocupaciones, comparaciones, chantajes y al final, lo único que se consiguió fue que el niño aborreciera la hora de la comida. Gracias a gente como tú que dedica una gran parte de su tiempo a la divulgación en materia de nutrición, gente como yo (y mucha otra) dejará atrás estos comportamientos tan perniciosos para nuestros niños. Muchas gracias, Juan.

Los comentarios están cerrados.