Harvard mejora la traducción al español del “Plato para comer saludable”

En el plazo aproximado de una semana desde que me hice eco de la versión traducida al español de España del Healthy Eating Plate de la Universidad de Harvard, esta versión a la que aludía se ha actualizado e implementado con una serie de cambios muy alineados, todos ellos, con las sugerencias que hacía en aquel post para mejorarla. Puedes contrastarlo en este enlace y comparar las leyendas de la imagen acual y la del post mencionado.

Sé de buena tinta que los actuales cambios en la versión actual no son fruto del azar o del normal devenir de mejoras ajenas a mi interacción… y sí en cierta medida de mi opinión pública en este blog. Lo sé porque una de las responsables de la versión oficial traducida en el Department of Nutrition, Harvard T.H Chan School of Public Health así me lo ha hecho saber por correo electrónico. Es decir, en Harvard siguen las actualizaciones de El nutricionista de la general.

 

Spanish_Spain_versión 2

Pincha aquí para agrandar la imagen.

Lo que se ha cambiado y no

Se ha cambiado la expresión de aceite de canola en la versión española inicial por la de aceite de colza; se ha cambiado la referencia a limitar la cantidad de la margarina por la de limitar el uso de la mantequilla; en referencia a los alimentos elaborados con cereales se ha cambiado el uso de la expresión “granos”… por la que corresponde “cereales”; se ha cambiado el uso de “nueces” por al de “frutos secos”.

Sin embargo hay cambios que propuse que se han quedado en el tintero y no han sido considerados, al menos de momento, aunque solo sea uno. Me refiero a la dualidad embutidos vs fiambres.

Es probable que en la cultura norteamericana “fiambre” y “embutido” tengan una similar consideración; sin embargo esto no es así en España en donde un chorizo genuino (y no, no hablo de políticos) no tiene nada que ver con un jamón cocido y no digamos con un jamón serrano, qué decir si este es ibérico, de bellota, etcétera. A lo que me refiero es que me gustaría que se reconsiderase como se va a asumir ese mensaje que todavía permanece en la versión renovada de “evite los fiambres”, siendo que desde un punto de vista nutricional no tienen nada que ver nuestros genuinos embutidos (a los que sí se les podría poner la etiqueta de “evite”) con nuestros genuinos “fiambres” con los que cabría ser más condescendiente, (habida cuanta de sus características bromatológicas y efectos sobre el metabolismo) y hacer una recomendación relativa a “limitar”. Es decir, mi propuesta es que dentro del “evite” se sustituya la expresión “fiambre” por la de “embutidos”.

¿Dónde están los huevos?

HUevos variadosAprovechando el contacto en Harvard que mencionaba, he considerado necesario preguntar a esta persona el porqué de la total ausencia de la mención a los huevos como alimento en cualquier indicación sobre su consumo, bien sea favoreciendo su consumo o limitándolo, en esta herramienta. En mi opinión, habida cuenta de lo extendido de su uso, no entiendo como este alimento pasa sin ser mencionado tanto en la versión original del Healthy Eating Plate, como en las versiones traducidas. Creo que su mención en el apartado de “proteína saludable” sería bien acogida entre aquellos alimentos cuyo consumo merece la pena destacar junto con el de las carnes magras, las aves, los pescados, las legumbres y los frutos secos… y si no es así, que se mencione dónde y cómo consumirlos, ya que considero es un recurso alimenticio bastante extendido y que por tanto merece la pena citarlo de algún modo.

Vuelvo a reiterar que salvo pequeños, muy pequeños detalles esta herramienta me sigue pareciendo la más válida entre las guías  dietéticas que conozco. Mi agradecimiento por tener mis sugerencias en consideración y, tal y como decía esta persona en Harvard, entre todos hacemos (o intentamos) que el mundo de la nutrición sea, paso a paso, mejor.

—————————————

Imágenes: Derechos de autor © 2011 Universidad de Harvard. Para más información sobre El Plato para Comer Saludable, por favor visite la Fuente de Nutrición, Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública de Harvard, http://www.thenutritionsource.org y Publicaciones de Salud de Harvard, health.harvard.edu.
amenic181 vía freedigitalphotos.net

13 comentarios en “Harvard mejora la traducción al español del “Plato para comer saludable”

  1. Pues me alegro mucho qwue se hagan eco de las opiniones tuyas, y las de otros, al menos se ve que toman interés y actúan con sentido común. Si en Harvard te leen: enhorabuena!!

    En su dia ya hablé de varios puntos, sigo pensando que lo de evite no me gusta, mejor consumo ocasional, aunque es cierto que cuanto de ocasional es ocasional. XD

    Por ejemplo la mantequilla frente a las margarinas, de estas ñultimas no se sabe nada de lo que se traen entre manos cada uno de los fabricantes, y menos cuando algunas ponen que no solo son buenas sino que sirven para tu corazón, tu colesterol, bla, bla…y lo mismo de siempre.

    La mantequilla cruda, que me parece que su consumo en general es muy bajo, habría que distiguir entre cocinada o cocinar con ella, ambas cosas transforman la mantequilla en algo menos saludable; hojaldres con mantequilla, que se hacen muy pocos frente a otros con no se sabe que grasas, pues puesto a elegir entre lo ocasional me quedo con uno bueno de vez en cuando, y cocinar con ella?? en España poco, muy poco. Cruda tiene algo más que decir aunque siga siendo ocasional, pero insisto que frente a margarinas, donde muchos sí han tomado por costumbre su consumo habitual y poco se sabe o se deja saber de su idealización publicitaria y su elaboración, ingredientes y demás.

    Lo de los huevos pues lo mismo que hace unas semanas, no se entiende porqué no están, y esto no es cosa de si España y el resto, es que los huevos se usan en todo el mundo con una frecuencia casi diaria y es de las cosas básicas en una nevera incluso cuando las cosas pintan mal económicamente; es raro que ni los mencionen, para bien por supuesto, pero incluso aunque fuera por otros motivos se me hace extraño obviar algo tan cotidiano, muchísimo más por ejemplo que unos frutos secos. Pero bueno, seguro que lo incluirán, digo yo..

    Y lo de los fiambre pues te doy la razón en parte, consumo ocasional de nuestros embutidos del cerdo en condiciones de salud normal y niveles de sal, hipertensión y triglicéridos…pues unas rodajitas de chorizo ibérico, de una longaniza payesa, una secallona o unas raspas de jamón ibérico…emmm, es tontería andarse por leas ramas, vale poco, sí, pero evitar como si fuera satán pues en mi opinión no. Pero es lo de siempre, puestos a sr ocasionales que sean ricos coñe!!, que hay cada mierda de salamis, chorizos demedio pelo y salchichones que no merecen la pena, que son baratos?? paso, para eso no lo como y punto, porque encima no están buenos.

    Luego están los fiambres; que en este caso es una generalización como pueda pasar con la “comida de lata”, en otros paises la charcutería entera, todo el mostrador, es como “a evitar”, al igual que cuando hablas de comida en lata, pero puntualizar aqui es fundamental.

    De un vistazo a ese mostrador puedes encontrar jamones cocidos y pechugas de pavo o pollo bajas en sal, sodio y azúcares cada día más, siendo esto muy diferente a mortadelas, chopped, chicharros y otras mezclas, la diferencia es considerable, como entre limitar y evitar. Hay de todo y en España especialmente más, pasando de meros fiambres para muy de vez en cuando a productos de consumo moderado. (esecialmente aquellos que han reducido sales y azúcares, que los hay)

    En otros paises hablas de comida en lata y se asocia a comida basura poco más o menos; aqui podemos pasar de productos prescindibles y a evitar, a auténticas joyas gastronómicas en una pasada con la vista al estante correspondiente.

    Ya hay sardinillas con la mitad de sal, así como buenos bonitos y otros productos, incluso salmón en lata; no hablemos de la producción de pescados en la ria gallega y algunos tesoros que sería injusto meterlos en el saco, si bien su pecao es el exceso de sal, algo que empiezan a cambiar, el resto estamos hablando de productos sin ni un aditivo más que lo mismo que preparalas y se acabó, a la lata.

    A mi especialmente lo de la sal es una cuestión de gusto, todo, insisto, todo me parece que está pasadísimo de sal en cuanto al sabor y resultado, me sobra la mitad desde un punto de vista organoléptico, si además añadimos que no es bueno el consumo actual en cantidad que se hace de sal…pues mejor que mejor.

    Lo mismo con los quesos, evitar….otra vez, consumo ocasional de cuales??, pues aunque trate de ser una guia simplificada se puede apuntar que de menos curado a más curado, partiendo del fresco hasta el viejo castellano o manchego, pues la idea es de consumo como un lacteo (frescos) hasta llegar a ocasional (casi evitar pero por dios que nadie los abandone) los curados y viejos; por cierto, para los más preocupados por el colesterol: el parmesano gana por goleada a otros de aqui más curados, y si me apurais bastante más ricos. No se está siendo justo con el queso. A los niños les dan tranchetes, un puto preparado, como si nada pero luego comentan que un queso curado o semi-curado es una mierda y lo mismo hasta se ponen gordos, problema de educación e información. A evitar es tanta crema de queso y polladas de estas que encima de llevar nata las venden como mejores que eso redondos y recios quesos, en fin.

    Bueno, que empezo y no paro, pero es lo de siempre, es muy difícil sintetizar y no caer en omisiones o al revés, generalizaciones y llevarse por delante cosas que no tocan; y desde luego en España hay cosas muy diferentes al resto de paises, el caso de las latas es uno de los más claros, pero bueno, bienvenidas sean esas modificaciones de palabras más idóneas y asociables para la población.

    Saludos.

    P.d. Hoy, primeras cerezas del año a precio “asequible”, a ver que tal..XD

  2. Me alegra saber que poco a poco las recomendaciones “oficiales” van ganando en cordura y dejan un poco de lado los intereses de la industria y se preocupan más un poco por los consumidores. Con todo esto me surge una duda y es con el tema de los fiambres, tan habituales en nuestras mesas y tan demonizados desde la sanidad y la nutrición. Entonces, ¿el fiambre de pavo/pollo se podría incluir como un alimento habitual de la dieta aun cuando en la mayoría de los casos solo tiene un 50/60 % de carne? Eligiendo, en la medida de lo posible, las variedades con menos sal y azúcar añadidos.

    Gracias y enhorabuena por hacerte eco en Harvard 😉

  3. Supongo que lo de “limitar los zumos” se refieren a los zumos en lata o en brick. Ten en cuenta que los zumos naturales (como el que me hago yo todas las mañanas para desayunar) no los deben ni oler. Y alli los zumos y bebidas azucaradas son muuuy dulces: yo probé varios cuando fuí a EEUU y no aguantaba ninguno, tienen azucar para aburrir…

    Luego también se equivocan en dos téminos parecidos: las salchichas y los embutidos. Allí los embutidos se traducen por “sausage”, osea, salchicha, y de ahí la confusión. Yo le quise hacer entender a un estadounidense que la porquería rosa que metían en las salchichas no tenían nada que vere con los embutidos, sobre todo si eran caseros, y no me entendía…tendré que mandarle un choricito de mi pueblo 🙂

  4. Somos una distribuidora que vendemos sobaos pasiegos, quesadas pasiegas, yogures ecológicos, mermeladas, anchoas, bonito del norte y vendemos a tiendas de toda España a precios muy competitivos le invito a ver nuestra tienda online a registrarse y ver la calidad y el precio
    http://www.elsobao.com

  5. En primer lugar enhorabuena por conseguir hacerte eco en una institución como la que nos ocupa.

    Tengo un par de puntualizaciones o dudas más bien.

    La primera es sobre los huevos , coincido en que deben aparecer, máxime cuando los últimos estudios ( ver el blog de Luis Jiménez) muestran un papel del colesterol dietético menos peligroso de lo que solía publicitarse en la enfermedad cardiovascular.

    La segunda es que no me queda claro si para ti embutidos y fiambres son igual de poco recomendables o separas por calidades. Me explico para mí un fiambre lleva agua o salmuera añadidas y suele ser un producto cocido, normalmente con menos cantidad de proteína que uno de mayor calidad y por embutidos solemos llamar a los productos crudo curados.
    En general, y desde el punto de vista dietético, me parecen mejor las partes procesadas del jamón paleta y lomo, sean i cocidas o curadas , que embutidos como la chistorra o fiambres como la mortadela

    Un saludo y enhorabuena por el blog

  6. Enhorabuena por la consideración y por el trabajo! Agitando un poco las redes le hacen caso a uno. De los azucares añadidos no se habla lo suficiente.

  7. Juan, ¿serías tan amable de explicar un poco mejor? Me has hecho un lío entre lo de evitar/limitar y fiambre/embutido

    Para mí el embutido es la chacina:
    – Jamón curado, cecina
    – Lo que se vende metido en tripa: chorizo, lomo, morcilla, morcón, sobrasada, fuet, salchichón
    – Y metería el lacón de cerdo.

    Y fiambre es algo hecho con partes poco nobles (seguramente cercano al desperdicio) que se tritura más o menos y se cuece en molde:
    – Chicharrones, pechuga de pavo/pollo, jamón cocido, choped, mortadela y las múltiples variantes.

    Yo veo más sano dar a los niños de merienda un bocata de pechuga de pavo o lacón que una sobrasada de porc negre. Pero puedo estar equivocado.

    ¿Puedes explicarlo?

    Gracias de antemano.

    ¿A qué?

  8. Estimado Juan,

    Yo tampoco entiendo tu distinción entre fiambres y embutidos. Ni la definición, ni por qué atribuyes propiedades más saludables a unos que a otros.

    Que el elevado consumo de carnes procesadas aumenta el riesgo de padecer determinadas enfermedades parece claramente demostrado, pero que yo sepa ningún estudio ha discriminado entre los dos grupos que tú defines. Yo sigo sin saber cuál es la razón de que las carnes procesadas tengan este problema. ¿Es el exceso de sal? ¿De grasa? ¿De azúcares? ¿Los nitritos? ¿El proceso de curación? ¿Los fosfatos u otros aditivos añadidos en las versiones industriales? Y, sin saberlo (si hubiese algún estudio al respecto me gustaría que me lo indicaras, por favor), me parece muy aventurado señarlar a unos tipos como más o menos saludables que otros, ¿no?

    Un saludo,

    Enrique

  9. Leyendo este plato me surge una duda con un elemento esencial en la dieta valenciana: ¿no debemos comer arroz blanco? ¿Y qué sucede con la pasta?
    ¿No debemos comer pan blanco? (el que se en la calle se llama normal).
    Me sorprende, básicamente porque son elementos habituales en la dieta mediterránea no?
    Saludos y gracias.

Los comentarios están cerrados.