Análisis político-alimentario-electoral: pena ante el 20-D

Votar en unas elecciones nacionales siempre ha sido algo serio, pero lo de este próximo 20 de diciembre va a ser además lo más incierto que hayamos experimentado nunca en relación a un resultado… una situación que está haciendo palidecer a su lado las subastas del Un, dos, tres con Mayra Gómez Kemp al frente. Un pelín casposo el ejemplo, lo reconozco, así que si lo prefieres, la cosa es más incierta que el control del Trono de Hierro en Juego de Tronos… Resumiendo, que hay un lío de no te menees, que jamás ha estado tan abierto el resultado y que además, en lo que a las cuestiones del comer (y no comer) se refiere, difícilmente el planteamiento de cualquiera de los cuatro partidos en cabeza te sacará de dudas. Me explico.

Hagan juego señores, que la banca gana
Hagan juego señores, que la banca gana

Imagino, que a estas alturas, los aspectos de política alimentaria de los respectivos programas electorales de los cuatro partidos con expectativa de obtener una cuota de representación política importante te lleva al pairo. Me refiero, en orden alfabético a Ciudadanos, Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español y Podemos.

Y no me extraña. Te lo digo porque visto lo visto, cuando se indaga sobre estas cuestiones en sus respectivos programas electorales (puedes acceder a ellos pinchando sobre su nombre) se contrasta que si a ti te lleva al pairo, a ellos se la trae floja. Me refiero a que me parece una verdadera lástima que pasen de puntillas ante temas como el de plantear estrategias que combatan algunas de las mayores lacras sanitarias de este país. Entre ellas: la obesidad; el meter mano en los desmanes de una industria alimentaria que utiliza los códigos de autorregulación como si de papel higiénico se tratara; o el abordar la cuestión de dotar a la sanidad pública de auténticos profesionales de la nutrición humana y dietética, etcétera. Es decir, ni a los propios partidos les importan estos temas lo suficiente como para que su opinión e intención se vea claramente reflejada en sus programas electorales. O peor aún, que cuando si acaso de refilón se refieren a cuestiones alimentarias o se les pregunta de forma directa, su respuesta, muy resumida, es similar a la tonto-respuesta de una Miss ante las preguntas del jurado sobre cuál es la necesidad más importante del mundo… que, ya sabemos, es la paz mundial.

El otro día El Comidista publicó un necesario artículo (Comida en campaña) en el que de algún modo se pusieron estas cuestiones de relieve. Para ello invitó a los candidatos de los partidos mencionados a una entrevista y a responder de forma directa a temas candentes, que están en la calle y que son los que más preocupan a los colectivos especializados, entre ellos: la posibilidad de imponer un impuesto a alimentos con un perfil nutricional menos adecuado, de limitar la publicidad de alimentos insanos, la cuestión de los alimentos transgénicos, la inclusión de la alimentación como una asignatura en los colegios, etcétera. Tan solo Pablo Iglesias accedió a la entrevista en persona, el resto respondió de forma institucional, a través del partido… y así les lució el pelo, claro.

Aquí va mi resumen:

cOCACOLA CON IMPUESTOS

Sobre la posibilidad de grabar con un impuesto especial los alimentos con un peor perfil nutricional:

  • Respuesta de PP y Ciudadanos: El problema de las bebidas y comidas que aportan un exceso de calorías no es la calidad del producto, sino su abuso, por lo que no sería justo penalizar su consumo. Esta es una respuesta que parece escrita por Coca-Cola o por un alumno de primer año de Nutrición Humana y Dietética… y más tonto que hecho de encargo. Es la típica respuesta alineada con los intereses de la industria que, además, es más falsa que un euro de madera ya que la procedencia de las calorías no es baladí, ni mucho menos. No son lo mismo 2000 kcal a base de un refresco azucarado que a base de manzanas o de jamón york (te lo conté en esta entrada). Además, y como ya puso de relieve la Directora General de la OMS, esta respuesta es la típica que se da para culpar al ciudadano (en vez de  a la industria) de su obesidad haciéndolo víctima de sus malas elecciones, elecciones que, se supone, toma libremente. Claro. Una respuesta que además nos pone al tanto de la influencia de la industria sobre el poder político.
  • Respuesta de PSOE: Estooooo no sé, tendría que estudiarlo. Al PSOE por lo que se ve le suena esto a nuevo y en su opinión tendría que contrastar qué es lo que hacen los demás y ver cómo les ha ido para hacer una cosa u otra. Dicho de otra forma… creo que el tema se la suda o que no tienen ni idea (no sé qué es peor) y que lo único que les interesa es el rédito político: que la medida cuaja entre la ciudadanía, pues la ponemos; que termina haciéndose impopular, pues no la ponemos. Aplausos.
  • Respuesta de Podemos: Son partidarios de dos acciones concretas… gravar con un impuesto especial las bebidas azucaradas y la comida procesada, y ampliar el número de alimentos dentro del del tipo de IVA superreducido. Es decir, favorecer el consumo de unos determinados alimentos y penalizar el de otros. A mí es la respuesta que más me gusta siempre que se alinee de forma indefectible junto a otras medidas pero… ¿no habría que definir antes a qué nos referimos cuando hablamos de “comida procesada”? Lo digo porque no es nada fácil… y ya puestos y más importante, si tan claro lo tiene el líder de Podemos al respecto de estas cuestiones… ¿por qué no aparece en su programa electoral?

Limitar la publicidad de determinados productos en especial dirigida a colectivos concretos

  • Respuesta de Podemos: dice que sí, que guay y hace referencia en la entrevista a las indicaciones de la OMS para limitar esa publicidad malsana pero… ¿me puede decir Sr. Pablo Iglesias ¿dónde en su programa electoral figura la intención de abordar esa medida? Ya se lo digo yo, en ninguna parte.
  • Respuesta de Ciudadanos: sostiene que “aunque la publicidad debe ser libre, hay que limitar la difusión de hábitos poco saludables entre los menores”. Para mí un claro ejemplo de pretender nadar y guardar la ropa, algo muy típico en la dinámica política, sin que de nuevo en su programa figure ninguna referencia a este tema.
  • Respuesta del PP: “ya se están poniendo límites a la publicidad engañosa en alimentación y salud, además de limitar su acceso en el ambiente escolar” nada de nada… apela al papel mojado de la autoregulación que en ningún país del mundo ha servido para nada… y aquí tenemos buena muestra de ello.
  • Por su parte el PSOE se enroca en la respuesta de los teletubbies … “la publicidad debe ser veraz y no interferir en las orientaciones educativas de dieta sana y equilibrada, avanzando en la responsabilidad social corporativa de las industrias”. Para redondear esta respuesta llena de contenido solo le faltó añadir… y la paz en el mundo.

Sobre los alimentos transgénicos

  • Respuesta de Ciudadanos: “los transgénicos per se no son buenos ni malos, sino que se trata de una tecnología que nos permite avanzar para solucionar problemas nutricionales. Hasta ahora, recuerdan, sólo han supuesto ventajas para el agricultor, creando variedades resistentes a plagas o a herbicidas, lo que facilita el cultivo y abarata los costes. Cuando esas ventajas sean perceptibles para el consumidor, añaden, se acabará el debate sobre su uso”. La respuesta me parece acertada, pero de nuevo, se trata de un tema ausente en su programa.
  • Respuesta PSOE: “es fundamental realizar un control riguroso sobre el uso de los Organismos Genéticamente Modificados, así como un etiquetado que especifique la presencia de estos organismos en los productos alimenticios. Exigen a la Unión Europea una política común, basada en los principios de precaución, transparencia, protección de la salud y el medio ambiente”. Bravo, si no fuera porque esa normativa ya está redactada y en vigor. Dicho de otra forma, los socialistas no tienen ni idea cuando se les pregunta por estos temas.
  • Respuesta PP: se muestran partidarios de todos los alimentos que las agencias alimentarias califican como aptos para el consumo, bajo los principios de seguridad y prevención; lo que en este caso he de aplaudir ya que me parece la respuesta más cabal. El problema de los transgénicos, opino, no está en su seguridad y que actualmente cuenta con todas las garantías posibles, si no en el escaso conocimiento que la población tiene de esta opción, algo que puse de relieve en un par de artículos, aquí y aquí.
  • Respuesta de Podemos: Similar a la respuesta del PSOE, apuesta por un etiquetado riguroso de los productos transgénicos (¡pero si ya la tenemos!) y añade una propuesta (solo de boquilla, ya que tampoco está recogida en el programa) y es que ese etiquetado también debiera incluir la información de productos ganaderos que no siendo transgénicos se hayan alimentado con piensos transgénicos. Vaya Pablo, pues has de saber que el 99,9% de la producción de este país está alimentada o tratada con organismos modificados genéticamente.

niña colegio

Asignatura de Nutrición en los colegios

  • Respuesta del PSOE: “impulsaremos programas de educación para la salud, para que los estudiantes adquieran hábitos saludables”. Es decir, bla, bla, bla y demás bla… que no sirve para nada y menos cuando, aun estando en su programa no se concreta (página 204). El meollo del asunto no es decir que vas a hacer “cosas buenas”, sino cómo la vas a llevar a cabo.
  • Respuesta del PP: “fomentaremos la capacitación técnica del profesorado para que pueda formar a los estudiantes, fomentando los hábitos de vida saludables desde la escuela”. Estupendo. Lo digo porque después de cuatro años en el poder tiempo habéis tenido como para realizar esa capacitación. Lo digo porque como padre de dos pequeñas de 7 y 11 años y tío de una buena recua de sobrinos en edad escolar he contrastado que los contenidos que se les hace llegar en este sentido en el colegio a los niños es trasnochado, equivocado y se encuentran cobijados por conceptos anquilosados repetidos año tras año, década tras década al abrigo, muchas veces de la más absurda industria alimentaria, en concreto y por poner solo uno par de ejemplos, la cerealística y la de los lácteos. En otro orden de cosas, me llama mucho la atención que en este sentido el PP no haya hecho gala de su informe a la hora de plantear ante el Parlamento Europeo una propuesta para incluir la Alimentación como una asignatura dentro de los planes de estudio en el colegio. Un informe que, todo sea dicho, además fue aprobado con una abrumadora mayoría.
  • Respuesta de Podemos: “Acercaremos la nutrición a las escuelas, y los programas deberían ser impartidos por nutricionistas que además deben ejercer en centros de educación secundaria, centros de salud y hospitales”. Casi se saltan las lágrimas al leer esta respuesta por parte de Pablo Iglesias… máxime cuando cita datos como que por cada euro invertido en un dietista-nutricionista nos ahorramos 5 o 6 en fármacos y de lo que hablé en esta entrada.  Me gusta mucho como digo, salvo por el hecho que este planteamiento no figura por ningún lado en su programa, ni en las cuestiones referidas a educación, ni tampoco en las referidas a sanidad. Me gusta su forma de pensar, sino fuera porque me parece más una forma de ganar votantes que de convencer. Muy bonito Sr. Iglesias, pero eso que usted dice, que no es baladí, me gustaría verlo escrito en el consabido programa.
  • Respuesta de Ciudadanos: afirma que ya hay programas desde la administración central y desde las CCAA para atajar el problema de la obesidad infantil… aunque no han dado resultados y se comprometen a analizar estos programas para mejorarlos… Claro, claro… y la paz en el mundo también, no se le olvide Sr. Rivera.
Este al menos seguro que promociona el consumo de zanahorias
Este al menos seguro que promociona el consumo de zanahorias

Palabras clave en los respectivos programas electorales

Me he tomado la libertad de buscar en los respectivos programas electorales una serie de palabras clave, a saber: “nutrición”, “alimentación”, “colegios” o “escuelas” (referidas ambas la alimentación) y “nutricionista”. Los resultados han sido:

  • Programa del PP: Nutrición 0. Alimentación 3 (dos referidas al impulso del sector agroalimentario y una al impulso de una estrategia española de Alimentación, Gastronomía, Cultura y Turismo con marcados tintes comerciales más que de salud). Colegios o escuelas 0. Nutricionista 0.
  • Programa del PSOE: Nutrición 4 (tres para referirse a que harán los cosas bien en este sentido, sin concretar, y una para mencionar la AECOSAN). Alimentación 7 (dos para el impulso del sector agroalimentario, dos relativas al impulso de creación de una estrategia que combata la obesidad infantil –sin aclarar ni un ápice como-, tres para hacer mención a determinadas ayudas sociales especialmente dirigidas a la infancia). Colegios o escuelas 0. Nutricionista 0.
  • Programa Ciudadanos: Es imposible de contabilizar estas palabras clave ya que el documento que facilitan como programa electoral es una «imagen» que no permite este tipo de búsquedas.
  • Programa Podemos: Nutrición 0. Alimentación 5 (una para cargar contra el bisfenol A –como sabes la cuestión más importante encima de la mesa al respecto de nuestros problemas alimenticios; una para hacer referencia a un enfoque transversal de todas las políticas públicas –pero sin concretar nada de nada-; una para cambiar el IVA a determinados alimentos, pero no en base a su perfil nutricional sino al concepto de “producto básico”; y dos para mencionar distintos organismos o leyes que incluyen este término en su nomenclatura). Colegios o escuelas 0. Nutricionista 0

Es decir, ninguna dice nada de nada de lo importante o que haga referencia de forma concreta a buena parte de la ciudadanía.

De todas formas y en relación con las cuestiones nutricionales merecen cierta atención un par o tres de asuntos en algunos de los programas:

  • Celiaquía: la referencia a prestar una especial atención a al colectivo de celiacos. El PP para disminuir las inequidades económicas de este colectivo a productos de primera necesidad (página 104). Al igual más o menos que Podemos que apuesta de forma más concreta por la aprobación de una “Ley celíaca” (página 79). PSOE y Ciudadanos no se pronuncian a este respecto.
  • Apoyo del sector lácteo. Por su parte Ciudadanos apuesta por un apoyo multinivel al sector lácteo. No diré que me parece mal o que los productores no lo estén pasando mal, pero no entiendo porque a este sector sí y no al de los productores de uvas pasas. Lo peor en este caso tal y como yo lo veo es que para ello se proponen establecer medidas para fomentar el consumo entre los ciudadanos de leche y sus derivados (pagina 75)… a parte de para mayor gloria del sector ¿puede alguien desde Ciudadanos decirme por qué habría que aumentar el consumo de este tipo de productos? Sería estupendo que se empaparan de la evidencia científica que apunta a que precisamente este grupo de alimentos no es uno de aquellos que por salud hubiera que fomentar, tal y como expliqué en esta entrada.

El resumen de la entrada de hoy es que al menos en mi caso, teniendo en cuenta las cosas que profesionalmente me preocupan y de les que algo sé y puedo opinar, estos programas electorales no me sacan en absoluto de la duda. Vamos listos si pensamos que todas esas cosas que me molestan e incluso me indignan con respecto a las cuestiones alimentarias y sanitarias van a obtener una sensible mejoría en los próximos cuatro años. Según estos programas el problema de la obesidad va a seguir encima de la mesa, quien sabe si en aumento; además nadie habla de poner coto al pasteleo entre la administración y la industria y los profesionales universitarios de la nutrición van a seguir siendo invisibles para la administración, tanto la educativa como la sanitaria.

El único consuelo que me queda es mantener la esperanza en que, habida cuenta de la habitual falta de cumplimiento de los programas electoral, el que finalmente gobierne España le dé por hacer las cosas igual de mal que siempre a base de no cumplir su programa en materia alimentaria y, de este modo, termine haciendo algo bueno de verdad. Es retorcido, lo sé, pero es la única esperanza que me queda.

Por último hago un llamamiento a todas las fuerzas políticas implicadas. La presencia en los programas electorales de las cuestiones alimentarias es, en general, muy, muy flojo. Pues bien, sabiendo que el 75% de los españoles ha estado alguna vez a dieta (y algunos más de una vez); que la inmensa mayoría no lo consigue; que la mayor parte de las personas come o pretende comer de tres a cinco veces al día, que se compran comestibles día sí, día también… y que los problemas en este terreno son más que flagrantes, yo sugeriría que por interés político, solo por interés político (luego ya veremos lo que se hace una vez en el poder suponiendo que se alcance) que se incluyeran más propuestas “alimenticias” en los próximos programas electorales. Creo que esto serviría para hacerles ganar votos con independencia de si el partido es el de los azules, los naranjas, los rojos o los violetas. Si después se hacen las cosas bien, seguro que además de la papeleta terminan logrando el convencimiento del votante.

Por si las cuestiones alimentarias te importan poco (como al parecer al resto de políticos) aquí te dejo un par de videos que tampoco creo que te aclaren nada, pero que tienen su gracia. A ver si antes de las elecciones aparecen los de Ciudadanos y el PSOE y los @youturris cierran el círculo.

Hale, a repartir suerte que, pase lo que pase, nos va a hacer mucha falta.

———————————–

Actualización 17/12/2015: por fin tenemos a los principales candidatos reflejados tras el prisma de los @youturris con Pedro Sánchez y Albert Rivera.

———————————–

Imágenes:  chayathonwong2000 (modificada) Y Phaitoon vía freedigitalphotos.net

7 comentarios en “Análisis político-alimentario-electoral: pena ante el 20-D

  1. Me ha gustado mucho tu artículo.Se nota que hay un trabajo detras para hacerlo importante. Enhorabuena.

    En cuanto a mi opinion sobre el tema solo decir que la democracia es sin ninguna duda el mejor sistema de gobierno, pero tiene sus cosas malas, muchas cosas malas. Como por ejemplo que las acciones de los politicos esten mas dirigidas a ganar unas elecciones, que al beneficio de la gente y este es el caso más claro de eso. Por eso los políticos no haran nada que no sea susceptible de ganar votos. Mientras a la gente no le importe el tema de la nutrición en la salud a los políticos les importara menos.

  2. Y si seguimos desprestigiando el tema de la nutricion con naturhauses, dietas milagro charlatanes, herbalife, intrusismo laboral y no dando a conocer a la población que es verdaderamente la nutricion todavía le simportara menos a la gente el tema y a los políticos aún menos.

  3. Una pregunta ¿Cómo has buscado en el programa de Ciudadanos? Por alguna extraña razón, el que tienen en su web (https://www.ciudadanos-cs.org/nuestras-ideas) es un pdf sin formato de texto, es decir, el texto que se ve son en realidad imágenes. Por eso, cualquier cosa que busques con el lector pdf, da resultado 0.

  4. He pasado el archivo del programa de ciudadanos a formato de texto con un programa de OCR. La conversión no es perfecta ni mucho menos, pero acierta las palabras en la mayoría de los casos, dependiendo de la tipografía empleada. En este caso en particular he tenido que buscar ‘nufrición’, ‘alimenfación’ y ‘nufricionisfa’, ya que todas las tes las ha reconocido el programa de OCR como efes. Los resultados que he obtenido son estos:
    Nutrición: 3 (Pág. 65, Pág. 166, Pág. 174).
    Alimentación: 12 (Pág. 65, Pág. 67, Pág. 67, Pág. 69, Pág. 74, Pág. 74, Pág. 75, Pág. 76, Pág. 87, Pág. 154, Pág. 166, Pág. 261).
    Colegios: 14 (Pág. 48, Pág. 121, Pág. 121, Pág. 125, Pág. 128, Pág. 166 con referencia a la alimentación, Pág. 175, Pág. 200, Pág. 204, Pág. 237, Pág. 244, Pág. 292, Pág. 294, Pág. 295).
    Escuelas: 20 (Pág. 113, Pág. 119, Pág. 125, Pág. 125, Pág. 125, Pág. 126, Pág. 126, Pág. 127, Pág. 128, Pág. 131, Pág. 131, Pág. 145, Pág. 148, Pag. 169, Pág. 181, Pág. 198, Pág. 247, Pág. 248, Pág. 294, Pág. 295). Ninguna con referencia a la alimentación.
    Nutricionista: 0

Los comentarios están cerrados.