¿Te contaron que lo mejor es comer de todo con moderación? Vale, pues te mintieron

Cuando en el contexto de una tertulia o entrevista mediático-nutricional se quiere dar por zanjada una conversación o finalizar con una frase lapidaria y en plan mira-que-cosas-más-guay-digo, se suele apelar a la diversidad, a que lo bueno… lo óptimo si cabe pasa por comer de todo y en cantidades de moderadas. Las expresiones para el recuerdo son del tipo un poco de todo y un mucho de nada; sin olvidar el de todo pero en plato pequeño; o la diversidad es la clave de una alimentación saludable… u otras frases por el estilo cargadas de simbolismo complaciente pero carentes de sentido práctico y, lo que es más importante… de evidencia.

Variedad de mierda

Sin embargo, al poner bajo la lupa de la ciencia este tipo de expresiones, los resultados nos pueden dejar bastante sorprendidos. Y esto es lo que han hecho una serie de investigadores de primer orden con el estudio Everything in moderation – dietary diversity and quality, central obesity and risk of diabetes (De todo con moderación; diversidad y calidad, obesidad central y riesgo de padecer diabetes).

En este artículo se evaluó la dieta de casi 7000 adultos entre 45 y 84 años a lo largo de 10 años durante los que se observó la cantidad de alimentos diferentes consumidos por semana, la distribución de las calorías aportadas por los distintos alimentos, así como el contenido en algunos nutrientes clave (fibra, sal, grasas trans, etcétera) y su origen dietético. Con todas estas variables en juego compararon posteriormente el incremento del perímetro de la cintura (un valor que de forma sencilla aporta información sobre el riesgo metabólico de los sujetos) así como el riesgo de diabetes tipo 2. Los resultados no pudieron ser más elocuentes:

Una mayor diversidad dietética a lo largo de los 10 años en estudio no se asoció ni mucho menos con mejores resultados en cuanto a obesidad central. Más al contrario, en aquellos participantes que tenían dietas más “variadas” se observó un aumento del peso y del perímetro abdominal. Así, los sujetos que seguían una dieta más “diversa”, vieron incrementado su cintura un 120% por encima que aquellos que tenían dietas más “monótonas”.

Al mismo tiempo, las dietas de mayor calidad en base a su perfil nutricional (no precisamente las más “variadas”) se asociaron con un riesgo un 25% menor de desarrollar diabetes de tipo 2 frente a aquellas dietas nutricionalmente más pobres (aunque fueran más variadas).

En unas declaraciones posteriores a la publicación de este estudio los autores resumieron los hallazgos diciendo que cuanto mayor era la diversidad observada, la calidad dietética era menor, y es que esa “diversidad” suele llevarse a cabo incluyendo alimentos menos saludables entre elecciones más saludables. A este respecto, el autor principal, el Dr Dariush Mozaffarian (todo un referente en el mundo de la nutrición) sentenció que las personas que siguen una dieta más saludable en realidad incluyen una pequeña gama de alimentos saludables; y que la expresión “comer de todo pero con moderación” es una recomendación peor que aquella consistente en comer alimentos más saludables aunque su variedad sea menor.

En resumen:

  1. La variedad dietética per se no es sinónimo excelencia nutricional. Es más, afirmar que “lo mejor” es comer de todo con moderación es un mensaje equívoco que en nuestro medio hace más mal que bien.
  2. Incluye tanta comida saludable como te sea posible cada vez que tengas la necesidad o hagas previsión de comer.
  3. Prescinde tanto como te sea posible de la comida basura. Si puedes, evítala por completo. La variedad en este terreno es más perjudicial que beneficiosa.
  4. Exilia, sin ambages, a aquellos expertos que a lomos del buen-rollo hagan gala de mensajes vacíos (o peor aún, malsanos cuando estos pueden ser fácilmente mal interpretables) al invitar a comer de todo moderadamente como si esto fuera el epítome de la excelencia dietética.

—————————————–

Puedes ampliar la información sobre este tema en otras artículos tales como:

—————————————-

Nota: mi agradecimiento en esta entrada a Carlos Casabona (@carloscasabona) pediatra magnífico al que ya estás tardando en seguir para nutrirte con sus escritos y reflexiones… por ejemplo, Los “Japi-mil” de mi barrio o por qué mezclar juguetes y comida basura no es buena idea.

 

3 comentarios en “¿Te contaron que lo mejor es comer de todo con moderación? Vale, pues te mintieron

  1. Entiendo que cuando se dice que se debe de comer de todo con moderacion se refiere a todos los nutrientes de una manera saludable y equilibrada. Es decir cualquiera entiende que la variedad buena no se refiere a probar todo tipo de comida basura y chuches.

  2. De los mejores textos sobre nutrición que he leído. A partir de aquí podemos empezar a hablar de alimentos más saludables de los que se puede abusar, y aquellos otros que deben ser relegados al mundo de lo “extravagante”. La pena es que los alimentos que debieran ser extravagantes suele ser los alimentos más baratos. Y uso la palabra baratos en dos sentidos, en el económico y en el de esfuerzo. La industria alimentaria tiene la obligación de “abaratar” los alimentos saludables, o dicho en un lenguaje que los industriales entenderán mejor, el futuro será de aquellos que lo consigan.

  3. En mi opinión es un concepto obsoleto, en general, no somos conscientes de todo lo que ingerimos y el daño que puede llegar a hacernos a largo plazo, espero que este mensaje cale en la sociedad poco a poco.
    Gracias por tus artículos.

Los comentarios están cerrados.