Nutrición-área 51: la hipnobanda gástrica como estrategia adelgazante

HipnosisAnimal_magnetism,_1814Enésima vuelta de tuerca al inagotable juego llamado “a ver con que chorrada te pillo ahora desprevenido y te clavo un sistema magufo para que pierdas peso” (vaya nombrecito). En fin.

Este novedoso sistema que hoy te traigo consiste en “instalarte” una banda gástrica mediante hipnosis. Para los que no estén al corriente les diré que la “banda gástrica” como tal, la de verdad, es una alternativa quirúrgica más dentro de la denominada cirugía bariátrica (de hecho, por “bariatría” se entiende el campo de la medicina que se especializa en el tratamiento de la obesidad). La cirugía bariátrica “de verdad” tiene sus pros y sus contras y, en determinadas circunstancias, podría constituir una interesante herramienta dentro del arsenal terapéutico contra la obesidad. Más en concreto, la técnica de la banda gástrica ajustable consiste en un implantar un dispositivo en la entrada del estómago de forma que se pueda regular “a voluntad” la cantidad de alimento que es posible comer con comodidad. Es una técnica que requiere cirugía tanto para colocarla como en el momento que se retira.

Sin embargo, la estrategia de la denominada como “hipnobanda” o banda gástrica virtual consiste según sus promotores en:

la  instalación de la Banda Gástrica Virtual Hipnobanda® en tu estómago con hipnosis. Conscientemente sabes que no tienes una banda gástrica porque no hay una operación. Pero con las técnicas de hipnosis, el subconsciente cree que sí y hace que tu estómago responda físicamente como si la tuvieses. De esta forma comes menos porque tu estómago es más pequeño y sientes saciedad rápidamente. Y así logras adelgazar y adelgazar hasta alcanzar tu peso ideal.

¿Cuánto efectiva es la hipnosis para adelgazar?

Independientemente de como la llamemos (hipnobanda, hipnoterapia, hipno-lo-que-sea) el uso de la hipnosis para adelgazar es bastante controvertido desde el punto de la evidencia científica y, siendo así, resulta chocante como sus promotores solo tienen parabienes a la hora de defender la eficacia de este tipo de técnicas. Y lo hacen si aportar la menor referencia científica de la eficacia de esta técnica. Sin embargo, no tienen el menor reparo en publicitar que “las más prestigiosas revistas internacionales ya se han hecho eco del método definitivo para adelgazar”… ¿sabes a que prestigiosas revistas internacionales se refieren? Pues a aquellas de divulgación general y que puedes encontrar el quiosco de cualquier esquina.

En realidad la ciencia tiene más dudas que certezas con respecto al empleo de este tipo de estrategias. Por ejemplo, en el artículo Complementary therapies for reducing body weight: a systematic review (Revisión sistemática de las terapias complementarias para adelgazar) se concluye, después de destripar numerosas de estas terapias alternativas que el uso en concreto de la hipnosis con estos fines obtiene resultados muy discretos y que son necesario más estudios aleatorizados y controlados (es decir, en condiciones) para poder sacar una conclusión tajante en cuanto a su eficacia real.

Y cuando se hagan, me temo lo peor… es decir, que no funcione, y ahora te explico mis razones para pensar así. Resulta que uno de los argumentos que estos señores hipnoterapeutas utilizan para “demostrar” la eficacia de la hipnosis en el tratamiento de la obesidad es referirse a los éxitos de este mismo tipo de estrategia para dejar de fumar. Y mira, va a ser que no. Lo digo por que un meta-análisis de la librería Cochrane, Hypnotherapy for smoking cessation (Hipnoterapia para dejar de fumar) concluye de forma bastante categórica que:

No se ha demostrado que la hipnoterapia [para dejar de fumar] tenga un efecto mayor en el plazo de seis meses sobre las tasas de abandono tabáquico que otras intervenciones o que incluso cuando no se sigue ningún tratamiento [Así pues,] los efectos positivos de la hipnoterapia para dejar de fumar hallados en estudios no controlados no han sido confirmados en estudios controlados y aleatorizados.

Y por último, tabaco aparte, no quiero dejar de mencionar el alambicado juego que se traen con esto de la hipnosis. Me refiero a que este tema, el de que te «hipnoticen» es más viejo que el tapón de corcho… sin embargo, ya se sabe, renovarse o morir; y en esta ocasión se ha hecho una especie de quimera intelectual, mezclando esta terapia alternativa con otra de la medicina convencional con el fin, me figuro de darle más empaque al asunto, o de que parezca algo novedoso (cuando no lo es). Un caso más del que hay múltiples ejemplos en esta industria del adelgazamiento «alternativo». Una pena una vez más.

Por tanto, y a modo de conclusión parece que estamos ante la típica terapia alternativa que:

  • Promueve soluciones simples ante un problema complejo,
  • Por lo ya visto, carece, a día de hoy, de la necesaria evidencia científica que sustente su efectividad,

Toc, toc, toc.., ¿hay en la sala alguien del Ministerio de Sanidad o más en concreto de la AECOSAN?

—————————–

Imagen: This file has been identified as being free of known restrictions under copyright law, including all related and neighboring rights vía Wikimedia Commons