Histamina en los alimentos, la enzima DAO (diamino oxidasa) y las migrañas

dolor de cabeza

Me pregunta Geraldine, una fiel lectora del blog, cuál es mi opinión al respecto de la posible utilización de la denominada enzima DAO en forma de complemento alimenticio como remedio para las migrañas. Antes de ir directamente a la respuesta pongamos en antecedentes al resto de lectores.

La histamina en los alimentos

La histamina, es una de tantas aminas biógenas. Es decir, una sustancia nitrogenada de bajo peso molecular que sintetizamos nosotros mismos y que al mismo tiempo puede encontrarse en diversos alimentos en una concentración variable.

La histamina presente en los alimentos puede tener dos orígenes: por un lado la propia presencia de esta sustancia en los tejidos del ser vivo que en un momento dado pasa a ser alimento y, por otro lado y más habitualmente, a la utilización que del aminoácido histidina hacen determinados microrganismos en alimentos que típicamente han sufrido una fermentación. Así, alimentos con una cantidad relativamente alta de histamina son el queso, el vino, la cerveza, embutidos crudos… (todos alimentos fermentados) Al mismo tiempo, los pescados, también se caracterizan por ser un grupo de alimentos con un riesgo importante de aportar histamina, pero en este caso cuando el producto no ha sido adecuadamente tratado, conservado o comercializado. ¿Y cuál es ese riesgo? estarás pensando…

La ingesta de histamina con los alimentos puede causar diferentes efectos que dependerán de la cantidad presente y de la susceptibilidad de la persona en estudio. En el artículo Histamine and histamine intolerance (Histamina e intolerancia a la histamina) se afirma que la intolerancia a la histamina se produce cuando no es posible un equilibrio entre la acumulación de histamina y su degradación. Así, en personas sanas la histamina de origen dietético es rápidamente degradada, frente a personas con intolerancia a la histamina en las que esta sustancia terminará por alcanzar niveles tóxicos. Al final, la acumulación de histamina puede desembocar en diarrea, dolor de cabeza, moqueo, asma, hipotensión, arritmia, urticaria, prurito, enrojecimiento de la piel, etcétera.

El papel de la enzima diamino oxidasa (DAO)

Sin embargo, y por lo general en un marco de consumo de alimentos racional estos síntomas no se suelen producir entre personas sanas ya que disponen de una serie de enzimas encargadas de deshacerse de este “exceso” de histamina. La principal de esa batería de enzimas es la denominada DAO o diamino oxidasa. Se ha propuesto que las personas con un déficit de DAO o con una actividad reducida de la misma serían pacientes en los que, con cierta frecuencia y ante la ingesta de determinados alimentos se presentarían una serie de síntomas con mucho parecido a lo que es una reacción alérgica. Pero, como ya se comentó en esta entrada, no se trataría de una verdadera respuesta alérgica sino más bien de una intolerancia (no hay participación del sistema inmune y los efectos se deben a una mala función o déficit de una enzima presente en personas sanas)

Una “solución” para los dolores de cabeza sin muchas pruebas

dolor de cabeza 2En este contexto no parecería descabellado pensar que los dolores de cabeza de algunas personas con un déficit de enzima DAO tras la ingesta de alimentos especialmente ricos en histamina pudieran solucionarse con un aporte “extra” de esa enzima. Y así lo pone de manifiesto la Sociedad Española de Déficit de DAO quien no hace poco más de un año saltó a la palestra con lo que tenía toda la pinta de ser una propuesta revolucionaria para tratar y prevenir las migrañas en un 90% de los casos. Sin embargo, y a pesar de lo que la lógica parece apuntar (si falta DAO, un aporte extra solucionará los problemas asociados a su déficit) las cosas no son tan fáciles o tan inmediatas. Si bien la mencionada Sociedad Española de Déficit de DAO dice haber hecho un estudio en el que una serie de pacientes mejoraron sus cuadros migrañosos tras la administración de la enzima DAO como complemento alimenticio ( y nunca como “alimento funcional” tal y como afirma el investigador principal del supuesto estudio en este enlace) lo cierto es que la comunidad científica se muestra bastante escéptica de que esta sea una solución efectiva. Para ello tal y como señaló hace un año la web de divulgación científica Materia:

  • El estudio en cuestión que pone de relieve los beneficios de suplementación con DAO no está publicado en ninguna revista científica que haya certificado la validez de los resultados.
  • Por su parte la Sociedad Española de Neurología (SEN), verdadera referencia nacional en estas cuestiones, aunque no niegan categóricamente la posibilidad de que en el ensayo se haya podido observar algún efecto beneficioso del aporte de DAO consideran que no hay suficientes estudios que avalen esas afirmaciones, o al menos no para hacerlo con semejante contundencia.
  • “Curiosamente” hay una importante relación entre la empresa que comercializa el complemento con la enzima DAO, DR Healthcare, presidida (al menos en su día) por Juanjo Duelo, que era vicepresidente a su vez de la ya mencionada Sociedad Española de Déficit de DAO promotora del estudio en el que el aporte de DAO sale tan bien parado.
  • Al mismo tiempo y a día de hoy no hay rastro en la literatura científica más actual de las bondades de este tratamiento, y eso que ya ha pasado un año de tan espectaculares titulares.

En conclusión

Parece claro que algunas personas pueden tener una especial tendencia a sufrir dolores de cabeza y migrañas en base al consumo de determinados alimentos por dos motivos: la presencia en estos de histamina y la deficiencia o ineficiencia en estas personas de mecanismos enzimáticos que reduzcan la cantidad de histamina.

Este hecho pondría de relieve el estar ante una intolerancia alimentaria, no una alergia, y que se identificaría con pruebas específicas tras su sospecha y nunca con cualquiera de esos análisis masivos de intolerancias tan al uso (y tan fraudulentos)

Las recomendaciones basadas en la evidencia más serias al respecto de la prevención  de la migraña hablan en todo caso de reducir (evitar) en personas susceptibles la presencia en la dieta de aquellas conductas alimentarias precipitantes.

Imprescindible leer el comunicado oficial de la Sociedad Española de Neurología (SEN) al respecto de este asunto y su resumen de la mano de David Ezpeleta (Coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN) publicado en “Correo farmacéutico” del que me gustaría entresacar lo siguiente:

El hábitat natural de las novedades científicas notables en migraña y otras cefaleas son revistas de la talla de Cephalalgia, Headache, Neurology, New England y Brain […] La investigación médica es un camino muy largo y con frecuencia desalentador que exige rigor, impecabilidad, responsabilidad, paciencia, demostración, confirmación, modestia en su comunicación a la comunidad médica y prudencia en su divulgación a la población. Los pacientes que sufren migraña u otras cefaleas tienen derecho a ser informados por cauces apropiados, a su debido momento y con las máximas garantías. Difícil estar en desacuerdo. La migraña es un excelente paradigma de enfermedad compleja. Reto para la investigación y edificio en construcción, no hay cabida para piedras filosofales. Patología más incluyente que excluyente, es capaz de emplazar las piezas que la buena investigación talle. Si la DAO lo consigue algún día, será bienvenida

——————————–

Actualilzación: Fruto de las interacciones en las redes sociales me he dado cuenta que el muy recomendable blog Comer o no comer incluyó, ya en su día, un post sobre este tema «Rumor: La teoría de la migraña “alimentaria”, en entredicho»

——————————–

Imagen: Ambro y pat138241 vía freedigitalphotos.net