HMB: absurda sopa de letras en la publicidad de suplementos

MúsculoNo lo puedo negar, el otro día un anuncio de televisión hizo que me replanteara cuánto sabía de nutrición o al menos cómo podía ser que no entendiera ni papa de un spot cuya principal alegación hacía referencia a un tema nutricional. Yo, que me gano la vida con esto. Eso, o más bien, espero, hasta donde puede llegar la perversidad publicitaria de algunas empresas.

Me refiero a este anuncio que puedes visualizar siguiendo el enlace. Se trata de Ensure NutriVigor un suplemento alimenticio que comercializa Abbott. Un producto que por la iconografía y mensaje que utiliza está destinado al parecer a mejorar la salud de las personas de edad avanzada. Eso parece. Y lo hace poniendo el acento en un ingrediente… y aquí quería llegar yo… el HMB. En el anuncio te lo cuentan tal que así:

[Mujer de unos 65 años] Me encanta sentirme activa, pero cada año las escaleras ganan un escalón más… y yo quiero subirlos todos.

Ahora tengo un aliado [imagen del producto]: el nuevo Ensure, la nutrición para adultos.

[Voz en off] Ensure contiene HMB, además de vitamina D, calcio y proteínas, cuyo aporte extra contribuye al mantenimiento de tus músculos y huesos […]

Pregunta de examen (y sin mirar en la web) ¿acaso sabes tú qué es eso del HMB? Te lo pregunto porque a mí bote pronto me dejó in albis. Así pues, mi primera reacción fue acudir a un texto de referencia en estas cuestiones y comprobar cuanto me había perdido yo en la carrera sobre el HMB y su importancia.

Hydroxymethylbutyric_acid

En realidad HMB hace referencia al beta-hidroxi-beta-metilbutirato, un producto (metabolito) obtenido de forma endógena a partir de un aminoácido esencial, la leucina, en una tasa de unos 0,2 a 0,4 gramos diarios. Destaca por ser un sustrato empleado en la síntesis proteica. De esta forma hay quien ha propuesto en base a ciertos estudios que su suplementación podría beneficiar bien el aumento de la masa muscular, bien evitar su deterioro.

No voy a entrar en el post de hoy en las disquisiciones al respecto de la validez de su suplementación, hay diversos estudios realizados con distinta población en observación (deportistas, personas no entrenadas, individuos de edad avanzada) y los resultados, en definitiva, son poco concluyentes. De hecho y para lo que a este respecto interesa baste decir que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no le atribuye ninguno de estos efectos cuando se utiliza como suplemento. Lo puedes consultar en este enlace que, en resumen, concluye que:

En base a los datos presentados e panel de expertos de la EFSA concluye que no se puede establecer una relación causa y efecto entre la ingesta de HMB y: el aumento dela fuerza muscular… ni en el aumento de la masa magra… ni en el aumento de la capacidad de resistencia… ni en la reparación de la masa muscular esquelética… ni en una más rápida recuperación de la masa muscular tras su fatiga.

Bastante clarito, ¿no? Pero como digo no se trata de eso, se trata del tema publicitario y de cómo algunas empresas parecen obcecadas en convertir su grandilocuente mensaje salutífero en un galimatías incomprensible…. con buena pinta, yendo de guay, eso sí, pero incomprensible para el consumidor medio… ¿Qué es eso de que Ensure contiene HMB? ¿acaso alguien lo entiende? lo del calcio, la vitamina D y las proteínas… pues vale, es lo de siempre, pero vale (nutrientes sobre los que sí se pueden terminar haciendo las alegaciones que hacen al respecto de su contribución al normal mantenimiento de tus músculos y huesos tal y como está reflejado en el Reglamento 432/2012). Puedes echar un vistazo a esta otra entrada. Por cierto, y ahora que caigo, este producto representa la enésima estrategia suplementadora «proteinizante» sin hacer mención antes a unos correctos hábitos dietéticos. Y lo mejor de este tema es… ¿es que acaso hace falta, comemos pocas proteínas? La respuesta, si sigues este blog, ya la sabes: ni de coña; ya estamos incorporando «de normal» muchas más proteínas de las que necesitamos.

Hay un dicho que reza más o menos que cualquier cosa dicha en latín suena más profunda (Quidquid latine dictum sit, altum videtur) de forma que con ese amago de erudición se reviste de una cierta excelencia la alegación con independencia del meollo del asunto. Pues bien, hoy ese latín retorcido que con su uso apela a un mayor peso de las palabras lo tenemos en el caos del lenguaje científico publicitario: con HMB, y se quedan tan anchos mientras que al consumidor, que no tiene ni repajolera idea de lo que significa este mensaje, le suena a música celestial.

Otros casos además del de Ensure, lo tenemos en el ejemplo de aquel producto lácteo (creo que era de Puleva) que en su día decidió dejar de anunciar su producto enriquecido con omega-tres, para pasar a decir, sin más explicaciones que contenía EPA, DHA y ALA (abreviaturas todas ellas de tres concretos ácidos grasos de la familia omega-tres). A alguien debió de parecerle acertado que ya que todo el mundo enriquecía no-importa-qué con omega-tres que ellos tenían que diferenciarse y decir al consumidor que ellos lo hacían con EPA, DHA y ALA… y el consumidor, claro, con ojos de plato pero archiconvencido: donde vamos a parar, donde haya EPA, DHA y ALA que se quiten todos los omega-tres. O algo así.

En resumen

Suplemento

  • El tema de la publicidad ininteligible para el consumidor medio a base de siglas y de conceptos científico-metabólicos debería, a mi juicio, estar prohibida.
  • La estrategia del asterisco, esa que permite que la industria le pueda poner cientos de cosas más o menos exóticas a un producto aunque no tenga un respaldo legal-científico también debería estar prohibida, aunque luego la industria adorne ese producto con nutrientes “corrientes” que si tiene una alegación reconocida en base al Reglamento 432/2012). Léase el HMB del ejemplo de hoy o el famoso Lactobacillus casei en algunos derivados lácteos entre otros muchos casos, que no tienen alegación reconocida, aunque en su publicidad parezca que sí.
  • No olvidarse del concepto de factor limitante. Si bien para que un coche funcione es indispensable que tenga una batería, el que le pongamos 12, no hará que funcione mejor. Es decir, que a pesar de que algo sea necesario aportar más de ese algo no tiene porqué suponer una especial ventaja. Y en este caso, el HMB, ya se fabrica de forma endógena.

———————————–

Imagen:  farconville  y Ambro vía freedigitalphotos.net; Edgar181 vía Wikimedia Commons