El aceite de palma y los arreones

Sí, sé que parece que llego tarde. Que el tema del aceite de palma te sale ya por las orejas y que el hacer a estas alturas un post sobre el dichoso aceite pues como que ya te resbala… algo por otra parte muy propio tratándose de aceite.

Pero es precisamente por esta coyuntura que creo que es un buen momento para recapitular. Tras un absoluto ninguneo mediático sobre este aceite en los últimos tiempos, incluso años, llevamos tres meses en los que parece que los medios se han vuelto locos con esto del tema del aceite de palma. Y ahora va y resulta que después de la tormenta, las aguas vuelven a su cauce, y llega la calma. Dentro de medio año, cuando alguien le diga a otro alguien “aceite de palma” el primero le contestará “¿aceite de qué…?”

Algo muy curioso porque la presencia del aceite de palma en los alimentos sigue siendo la misma que hace poco tiempo, se siguen -y se seguirá- encontrando en los mismos alimentos que entonces, muchos alimentos siguen igual de mal etiquetados, la selva se sigue explotando del mismo modo y las pésimas condiciones laborales de quienes se encargan de producirlo son idénticas. Pero ya se sabe y tal y como comentó el otro día Aitor Sánchez, funcionamos a “arreones” cuando comentaba el descenso en el interés por el aceite de palma, al menos en lo que se refiere a las búsquedas de este término en Internet, tal y como puedes comprobar en la siguiente imagen.

Evolución de las consultas en Google de "aceite de palma" o el efecto "arreón" (no-sí-no)
Evolución de las consultas en Google de “aceite de palma” o el efecto “arreón” (no-sí-no)

Pues bien, me he propuesto rescatar en este post aquello que se ha publicado en estos pocos meses y me ha parecido más interesante en este terreno. Partiendo eso sí de la base que sigo pensando lo mismo que antes de la polémica y que se resume de la siguiente forma y que puedes encontrar en este post que publiqué el 20 de febrero en El Comidista sobre el tema:

  • El perfil de ácidos grasos del aceite de palma destaca por ser especialmente rico en ácidos grasos saturados. Y esto es desde hace mucho tiempo considerado como poco saludable y por lo tanto como poco recomendable.
  • Dentro de ese perfil saturado, recientes investigaciones aportan más pruebas de las ya existentes sobre el perjuicio que supone el ácido palmítico (que toma precisamente su nombre del aceite en el que se encuentra en especial proporción). Lo que convierte a los alimentos que llevan aceite de palma en una de las peores elecciones alimentarias.
  • En nuestro medio es prácticamente imposible encontrarlo fuera de los alimentos procesados, los cuales ya sabes que cuentan con dos velas negras (por definición) por su escaso interés nutricional y su habitual riqueza en hidratos de carbono refinados, azúcares y sal, además de por la naturaleza de sus grasas.
  • La actual polémica y moda a la hora de demonizarlo (recordamos que lleva mucho tiempo entre nosotros) se debe, sin dudas, a que además de lo dicho un reciente informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria en el que se ponen de relieve la presencia de compuestos potencialmente carcinogénicos fruto de su necesario procesamiento.
  • Pero no te olvides que ese informe no solo se refiere al aceite de palma, se refiere a la presencia de contaminantes en cualquier aceite vegetal procesado. Insisto, con cualquier origen, no solo en el aceite de palma.

Dicho esto, creo interesante dar cuenta de lo mucho que se ha publicado y emitido sobre el aceite de palma en las últimas semanas. Por ejemplo:

  • Este vídeo breve en el que he tenido el placer de aparecer para la web “Sinfiltros” de ATresMedia. Vaya por delante que el título “Aceite de palma, veneno silencioso” me parece especialmente poco afortunado.

Si aun sigues hecho un lío con el aceite de palma, no te culpo, el barullo que se ha montado ha sido importante, pero si quieres un consejo haz lo siguiente:

  • No te preocupes por la posibilidad de comprar aceite de palma para utilizarlo en tu casa y cocina, es prácticamente imposible de adquirir. Así que un problema menos que tienes.
  • Eso sí, te lo puedes encontrar en productos que de forma típica son muy poco interesantes (por no decir nefastos) a la hora de seguir una dieta saludable. Así que haz como yo y pasa olímpicamente de ese tipo de productos. La carnes y el pescado fresco no lo contienen, tampoco las verduras, hortalizas ni frutas, nunca lo encontrarás en legumbres, frutos secos, cereales integrales ni otros tipos de aceite… si de veras te tienes que preocupar por la presencia de aceite de palma en tu dieta, es que tienes un problema muy gordo… al final, parece que se nos olvida que un bollo sin aceite de palma seguirá siendo un puto bollo, no una coliflor.
  • Déjate de “arreones”, lo que hay y lo que no hay que comer para seguir un patrón de alimentación saludable no depende de este tipo de modas informativas… y lo sabemos muy bien desde hace tiempo. Lo demás son ganas de marear la perdiz.

—————————————————————-

10 comentarios en “El aceite de palma y los arreones

  1. La gente de lo que se tiene que mentalizar es de comer productos sin procesar. Y los congelados, que sean eso, sólo congelados, sin ningún tipo de procesamiento. Hay verduras congeladas ” para hacerlas en 4 min en tu sartén” que están? precocinada. ! Cuidado con esto!

  2. Hola,

    Creo que tu primera consideración para evitar el aceite de palma por tener ácidos grasos saturados no es del todo correcta.

    Deberías matizar ya que no todas las grasas saturadas son iguales y recordar que todavía no hay una asociación clara de cualquier grasa saturada con ciertos riesgos para la salud, depende la grasa en cuestión y la patología.

    Marcos.

  3. Veo muy afortunado tu cometario hecho ahora. Una vez pasado el frenesí del aceite de palma i cuando toda la mole humana se gira para otra cosa mariposa, es cuando con una mejor perspectiva se puede ver y sacar conclusiones. Te leo des del verano y creo que eres de los pocos que tienes los pies en el suelo.

  4. Fertilizantes, aditivos, conservantes, edulcorantes….. Y un largo etc de productos que se usan en el proceso de los alimentos que nos llevamos todos los días a la boca y ahora el escándalo surge con el aceite de palma. Pues mire usted a estas alturas resulta hasta ridículo hacer énfasis en el aceite de palma.

  5. Solo Bollos dices??? Poco has mirado tú las etiquetas de los productos de los supermercados, pásate por el pasillo de los productos destinados a bebés y me dices…. Hasta la leche para bebés tienen aceite de palma…. A mi del peligro del aceite de palma me habló un cardiólogo hace más de 4 años y entonces era casi imposible no comprar algo para mi bebé (potitos, leche, galletitas para bebé….etc…) que no contuviese aceite de palma, hoy en día gracias a la presión mediatica y popular esto está cambiando…. Por favor no desinformes….

  6. Buenas Mónica,
    Digo solo bollos por poner un solo un ejemplo, si siguieras los vídeos y los enlaces facilitados verías cuál es mi perspectiva al completo.ç

    Saludos

  7. Gracias Noemí,
    seguimos intentándolo. Las críticas en cualquier sentido me ayudan a conseguirlo. Espero seguir manteniendo tu interés.
    Un cordial saludo

  8. Me parece que ha pesar de todo el revuelo mediatico siempre es importante que los profesionales del sector den su oportuna opinión con respecto a los diferentes temas que surgen o que son importantes en este tan abusado campo de la “nutrición”. Excelente blog. Gracias por tus opiniones tan bien fundamentadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *