Análisis de Aquarius Vive o cómo columpiarse en un baobab

3,5 terrones de azúcar en una lata de Aquarius Vive (14 gramos) Imagen de SinAzucar.Org
3,5 terrones de azúcar en una lata de Aquarius Vive (14 gramos) Imagen de SinAzucar.Org

Hay que reconocer el maravilloso poder de la publicidad: fue ver ayer el anuncio de Aquarius Vive con baobab, vitamina B3 y zinc, y sentir una pulsión incontrolable de comprar una latita. Y lo hice. Así que los publicitarios de la Coca Cola Company no creo que tengan de qué quejarse, si todos hicieran como yo, ayer hubieran vendido cerca de 40 millones de latas de este producto en un solo día. Ese anuncio con tanto poder sobre mi subyugada voluntad que provocó aquello que de otra forma no compraría ni harto de grifa, es el siguiente…

El spot tiene más variantes visuales, por ejemplo esta y esta otra de aquí, en los que el mensaje se repite. En esencia es que a los españoles nos va la marcha de buen rollo, la jarana, y que nada nos pone más cachondos que el oír doblar palmas; que somos fiesteros, enrollados y que no entramos en casa ni para regar las plantas; que somos vivos vivientes, amantes de nuestros amigos y que de ahí nuestra devoción por el Aquarius Vive. Un producto que nació en los años 90 como bebida de deportistas, pero que dado nuestro carácter jaranero hemos sabido reinterpretar. Aquarius Vive es por tanto y por definición una bebida para españoles fiestistas (o deportistas patrios a los que les va la fiesta)… más o menos.

En palabras textuales del fabricante, Coca Cola Company, Aquarius Vive es “una bebida refrescante, baja en calorías, con un sabor agradable y un aporte extra”, pero con la esencia de Aquarius. Haciendo un alarde de imaginación puedo entender a qué se refieren cuando la definen por su carácter refrescante, es como habitualmente se refiere la industria a las bebidas azucaradas (y esta lo es) o edulcoradas (que también, ya que además incorpora la estupenda estevia). Con la legislación en la mano, pero solo con ella, dejando a un lado la racionalidad, entiendo lo de baja en calorías; y lo del sabor agradable lo asumo más como un autoelogio que como una característica objetiva (a mí, que la he probado, me resulta empalagosa). Lo que no entiendo es lo de con un aporte extra. ¿Extra de qué? Quizá se refiera a lo del baobab, el zinc y la vitamina B3. Pero… ¿realmente estas sustancias implican un valor añadido o un aporte extra de algo interesante? Vamos a verlo.

Aquarius Vive más allá del confeti
Aquarius Vive más allá del confeti

Riesgo de deficiencia de zinc entre la población española  

Tal y como revela la última valoración de la dieta de los españoles (ENIDE) la carencia de zinc entre los españoles por causas dietéticas es poco frecuente. Sí que se han descrito algunos casos de deficiencias de este mineral de forma subsidiaria a ciertos problemas de malabsorción, en concreto en dietas con muy alto contenido en fibra, alcoholismo incluyendo cirrosis hepática, enfermedades renales y desórdenes metabólicos. Es decir, los españoles en general no tenemos deficiencia alguna en este mineral salvo que estemos ante situaciones fisio-patológicas concretas y graves, en donde el problema no es tanto la deficiencia como tal sino la causa que la origina.

Visto que es difícil que nos pongamos malitos por no incluir suficiente zinc, la siguiente pregunta es necesaria: ¿nos podemos poner malitos incorporando demasiado zinc en la dieta? De nuevo la encuesta ENIDE nos ofrece la respuesta cuando dice que no hay evidencia de efectos adversos debidos a la ingesta del cinc, pero advierte que no se recomienda superar 15 mg/día sin la supervisión médica adecuada, dado que varios estudios revelan que se puede alterar el metabolismo del cobre, la respuesta inmune y de las células sanguíneas. Entonces: ¿podría Aquarius Vive contribuir a superar ese “peligroso límite”? Veamos, según el etiquetado esta bebida aporta 4,6 mg por lata, es decir casi un tercio de la cifra “límite”. Un valor como para tenerlo en cuenta. Así que tú verás cuanto Aquarius Vive tomas, si bebes más de una lata al día, si lo haces todos los días, etcétera.

En resumen, los españoles fiestistas no necesitamos para nada aportes extras de zinc y esta bebida podría ayudar a superar con facilidad un límite que se recomienda no alcanzar.

Riesgo de deficiencia de vitamina B3 entre la población española

También brevemente y usando la misma estrategia anterior (la valoración dietética de los españoles ENIDE) la deficiencia clásica de vitamina B3 (o niacina) da lugar a una enfermedad denominada pelagra que, en los países industrializados como es el nuestro, aparece sólo en personas con alcoholismo crónico o en situaciones que impiden el metabolismo del triptófano. Así pues, en nuestro entorno no hay, a modo de corolario, riesgo de que la población general padezca esta enfermedad. Afortunadamente en este contexto tampoco hay riesgo de intoxicación o de efectos adversos con esta vitamina en su presentación dentro de los alimentos “normales”. Sin embargo, la evaluación ENIDE sostiene que sí pueden aparecer dichos efectos no deseados con la ingesta excesiva de vitamina B3 a partir de suplementos dietéticos, alimentos fortificados (y el Aquarius Vive lo es) y productos farmacológicos. Dichos efectos adversos potenciales fruto de la ingesta excesiva de niacina incluyen rubor, nauseas, vómitos, hepatotoxicidad, visión borrosa y alteración en la tolerancia a la glucosa. Y la cantidad de vitamina B3 que aporta una lata de Aquarius Vive alcanza el 43% del valor de referencia diario. Así que tú mismo.

El resumen en este apartado es el mismo que en el anterior: los españoles fiestistas no necesitamos para nada aportes extras de vitamina B3 o niacina.

La presencia del extracto de baobab

Llegamos aquí a mi parte favorita, la más exótica de este engendro, el ingrediente especial u originalmente inédito del refresco en cuestión: su aporte de extracto de baobab. Siempre he mantenido que en el negociete alimentario de lo procesado la inclusión de elementos exóticos siempre sirven para dotar al producto en cuestión de un aura de exclusividad, sea o no (siempre es que no) que ese aura sea beneficiosa. Los ideólogos del Aquarius Vive podrían haber incluido extracto de algas de la fosa de las Marianas o potasio selenita que el efecto sería el mismo: generar en el consumidor una meliflua sensación de guayismo… ¡chachi, con boabab! (exclamará su subconsciente en el caso de hoy).

Los baobabs son árboles vagamente extraños, obscenos, llenos de una enfermedad de espesor, elefantitis fálica (texto de Rene Ferriot)
Los baobabs son árboles vagamente extraños, obscenos, llenos de una enfermedad de espesor, elefantitis fálica (texto de Rene Ferriot)

Ni Dios sabe qué tiene de especial el baobab en el terreno de la salud, ni tan siquiera los señores de la Coca Cola Company. En el terreno mágico tradicional al fruto del baobab (Adansonia digitata) se le han atribuido propiedades febrífugas, sudoríficas, aperitivas y astringentes. Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) no ha reconocido jamás estas propiedades. En concreto porque nunca se ha pronunciado sobre ellas (tampoco ha sido interpelada al respecto); así que esas propiedades han de quedar, tal y como diría Iker Jiménez, en el imaginario colectivo (al menos de momento). Lo cierto es que el mencionado fruto tiene matices amargos que lo han llegado a postular como sustituto de la quinina en el tratamiento de la disentería, lo que quizá sirva de explicación lógica para su uso en un refresco (como en el caso de la tónica) pero con ese toque extra e inédito por estas latitudes del siempre efectivo elemento exótico.

Al igual que yo, es posible que te estés preguntando si el baobab “se come” y lo cierto es que recientemente (en 2008) ha recibido luz verde por parte de la EFSA como alimento nobel. En concreto la “pulpa deshidratada del fruto del baobab” ha sido autorizada como nuevo ingrediente alimentario con arreglo al Reglamento (CE) no 258/97 del Parlamento Europeo y del Consejo.

En resumen

Más que hablar de necesidad o de riesgo de deficiencia de zinc y vitamina B3… (o de baobab) que como hemos visto es inexistente, lo que no te cuentan desde la Coca Cola Company es que el mayor riesgo de los españoles con el uso de este tipo de bebidas es el uso de otro-producto-alimentario-más cuyo único rédito nutricional es el proponerse como otro candidato para seguir incrementando nuestro ya desproporcionado balance azucarado. Algo que nos hace tanta falta como una patada en la bisectriz. Se trata de un producto innecesario, superfluo, buenrollista y en definitiva contraproducente e incongruente en relación con un patrón de alimentación equilibrado. Eso sí, su publicidad te convencerá de lo contrario.

Déjate de bobadas con baobab,  minerales y vitaminas… y recuerda por encima de todas las cosas que como en muchos otros casos lo que la Coca Cola Company calla en la promoción de su Aquarius Vive es más importante que aquello con lo que se trata de impresionar a los consumidores.

—————————————

Nota: Mi especial agradecimiento a Antonio Estrada y su muy recomendable blog gráfico sinazucar.org (@SinAzucarOrg) a la hora de aceptar mi propuesta para aportar en una imagen el contenido en azúcar de una lata de Aquarius Vive, en este caso casi 4 terrones.

22 comentarios en “Análisis de Aquarius Vive o cómo columpiarse en un baobab

  1. Buenísimo artículo. Soy seguidor suyo y le agradezco que escribas sobre este tema, que es la alimentación.
    La industria alimentaria se enriquece sin preocuparse por la salud de sus consumidores.
    Enhorabuena y gracias de nuevo.

  2. Tanto registro sanitario, normas de calidad, controles de etiquetado, etc-etc- etc… y en cambio no existen mecanismos de protección para evitar el engaño publicitario, la falta de respeto al consumidor y un ectecera tan largo como el de arriba.
    Menos mal que tenemos a personas como tú Juan que nos leéis le verdadera etiqueta.
    Enhorabuena y gracias por tu trabajo.

  3. Primer artículo que leo en esta web, aun me duelen las manos de aplaudir. Enhorabuena por el trabajo y mi más sincero agradecimiento.

  4. Hola Javi,

    Gracias por tu comentario. Tienes casi un millar de post para ponerte al día con una temática muy variada. Te animo a que te pases por aquí cuantas veces quieras para dejar tus impresiones y críticas.

    Un saludo

  5. Encontré este blog por casualidad y me hice «adicta» incondicional!
    La razón principal por supuesto es el contenido pero no le queda a la zaga el «continente» . Es decir: la forma clara y distendida, adornada con algún toque de humor con una pizca socarrona descrita en los artículos.
    Una maravilla!
    Muchas gracias por lo que aprendo y por lo que me he reído con lo del Baobab…

  6. Fantástico artículo. Me gustaría escuchar la opinión de los directores de marketing de cocacola cuando lean artículos como este.

    Por otro lado, la web sinazucar.org está genial, pero hay fotos que no me acaban de convencer, por ejemplo, el potito Hipp de manzana y plátano con galletas. Según pone en la etiqueta, se supone que contiene fruta entera ‘finamente triturada’ y nada de azúcar añadido. ¿Es correcto compararlo con 7 terrones de azúcar? ¿Los azúcares de un batido se consideran azúcares libres?

    La OMS dice que azúcares libres son los de los zumos de fruta, pero no dice nada de los batidos de fruta entera.

    Etiqueta de Hipp: https://bebitus.com/74154-thickbox/tarrito-manzana-y-pl%C3%A1tano-con-galletas-hipp-250-gr-6-uds-4m.jpg
    OMS: http://www.who.int/nutrition/publications/guidelines/sugar_intake_information_note_es.pdf

    Un saludo y muchas gracias.

  7. Buenas Quique,

    Sí, a ti también te gustaría escuchar la opinión de los responsables de márketing, sin embargo puedes (podemos) esperar sentados, eso no va a suceder. Además cuenta con que les importe bastante poco. Este blog, y muchos otros, son como los francotiradores: pueden ser importantes en determinados enfrentamientos armados, pero jamás van a decidir el resultado de una contienda cuando el contrario posee tanques y bombas atómicas… que es más o menos lo que sucede en este caso.

    Con respecto a la etiqueta del potito lee la información del etiquetado, no solo las alegaciones que te hace el fabricante. En los ingredientes pone, entre otros «suero de leche dulce» y eso, en mi casa es azúcar. Bueno en mi casa no, pero es la forma que tiene el fabricante de aportarle azúcar sin decir «azúcar». Además de incorporar almidón de trigo… casi casi azúcar… y de ahí lo de los terrones además de la que incorpore la propia fruta.

    Y no te confundas con lo que dice la OMS. Esta solo distingue los azúcares intrínsecos de los libres al referirse a los contenidos en las frutas y verduras enteras y frescas. Y lo de estos potitos no es ni fruta entera ni fresca. La fruta de los potitos es fruta cocida (no fresca) y con textura puré (no entera), amén de otros ingrdientes, como los ya mencionados o la adición de vitamina C extra (supongo a causa de las pérdidas en la cocción de la fruta. La fruta de verdad, a la que se refiere la OMS solo se encuentra en las fruterías, no en los potitos.

    Un cordial saludo!

  8. Pues me la han colado bien con el suero de leche dulce… Y menos mal que hay una «ley de alimentación para bebés», como pone en la etiqueta.

    Y si el batido lo haces en casa con fruta fresca, ¿también cuenta como azúcar libre?

    Por cierto, se me olvidó comentar antes una entrevista en la que Javier Aranceta, médico y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) comenta: «Los zumos naturales y aquellos que son 100% zumo de fruta exprimida sin más ingredientes no contienen los llamados azúcares libres. Y no contabilizan en el sumatorio de los 25 gramos diarios que la OMS marca como límite.»

    http://www.elmundo.es/ciencia/2016/10/12/57fd3672468aebc81c8b458b.html

    Saludos.

  9. Hola Quique,

    Voy a tratar de ser claro, la fruta es fruta y el resto es… otra cosa

    Con respecto a las declaraciones que me trasladas de Javier Aranceta yo no esperaría otra cosa de esta persona, es decir que reinterpretara de forma tan poco perspicaz lo que está negro sobre blanco bien claro en el documento de la OMS. Es lo que hay.

    Saludos!

  10. Buenas tardes.
    Aunque llego un poco tarde, decir un par de cosas.
    Primero: Que estoy de acuerdo con todo lo que dice en el artículo, como casi siempre.
    Segundo, se le ha deslizado una falta de ortografía, sin duda porque la b y la v están juntas en el teclado. Pone «…parte de la EFSA como alimento nobel», y obviamente debería ser novel.
    Un saludo

  11. Buenas noches Juan.
    Antes de nada enhorabuena por el blog y todos los artículos publicados,
    Lo he descubierto recientemente y la verdad es que me encanta la interpretación que haces de la nutrición , llevo algún tiempo formandome en dietética ,y me ha mucha ilusión descubrir el blog los libros que tienes publicados y el rapapolvo a Mercedes mila, intentare leer todas tus publicaciones.
    Te envio un fuerte abrazo.

Los comentarios están cerrados.