A vueltas con las raciones y las cantidades: Una útil herramienta de la OCU

Para una buena parte de la población general las recomendaciones sobre el consumo de alimentos en términos de frecuencia y cantidad supone un galimatías indescifrable, cuando no un terrible jeroglífico de imposible solución. No les culpo, es más, diría que tienen toda la razón para protestar. Quizá sea por esta razón que me gustan bastante más otras soluciones a la hora de dar un mensaje coherente y útil en relación a los conceptos mínimos que se han de tener en cuenta para articular el quehacer diario en relación con la alimentación; ya hemos hablado en otras otras entradas al respecto, por ejemplo en «Tres consejos en seis palabras» y en «MyPLate«.

No obstante, aquí en España, tanto para la bueno como para lo malo, seguimos contando oficialmente desde las instituciones públicas con la pirámide de la alimentación saludable SENC 2004 (ver página 20) para cubrir este «servicio» de aportar consejo sobre los hábitos correctos de alimentación.

Como decía, hacer una interpertación de los hábitos concretos de una persona suele necesitar de la ayuda de un profesional, de forma idónea un dietista-nutricionista, quien sabrá utilizar e interpretar las distintas herramientas de la «encuesta dietética» tales como; el cuestionario de frecuencia de alimentos, el recuerdo de 72 horas, el diario de 24 horas, los cuestionarios de preferencias y aversiones y un largo etcétera de otras herramientas utilizadas a la hora de elaborar una «historia dietética» de cada persona o, llegado el caso, de una población.

Pues bien, sin hacer de menos la labor de estos profesionales, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto al servicio de los ciudadanos (no es preciso estar suscrito a esta organización) una útil página en la que cada uno puede chequear su grado de adherencia a las recomendaciones contenidas en la referida pirámide. Para acceder a ella se puede pinchar aquí. Como digo, la ausencia de un profesional que nos ayude a entender qué es una ración de los distintos alimentos propuestos es un de los inconvenientes, no obstante creo que se trata de una interesante aplicación. Una de sus mayores ventajas es que además de poder hacer una estimación diaria del consumo de alimentos por grupos, permite hacerlo semanalmente, lo que ayuda bastante para tomar en consideración todos esos alimentos que no se consumen a diario.

Entren la pirámide y conozcan sus «secretos».