¿Comida que adelgaza? Pero qué me estás contando

Comida que adelgaza… comida que adelgaza… comida que adelgaza…

El eslogan publicitario resuena en mis oídos de forma machacona. No me lo puedo creer; los ojos me escuecen; mis meninges se contraen en un atávico escalofrío, el vello de mi antebrazo se ha erizado… ¿veo borroso? ¿será algún cartel anunciando un menú en algún desustanciado restaurante? NO

Se trata de parte del eslogan de un cartel publicitario de gente que sabe lo que hace:

¡Disfruta! Comida que no engorda, comida que adelgaza

Comida que adelgaza

Y digo que se supone que saben lo que hace porque uno presume que son “profesionales”. “Profesionales” de la dieta sí… pero en su faceta más mercantilista: manda webs. Es el eslogan de algo que se hace llamar “El Super de la dieta”. Así, sin tilde, “Super”, como si las prisas en la perspectiva de las jugosas transacciones de venta les hubiera hecho olvidar no ya cualquier atisbo de deontología dietética (eso está claro) sino además las mínimas normas ortográficas.

Tirando un poco del hilo, observo con no poco hastío que se trata de la enésima estrategia de venta de una conocida franquicia con el sibilino objetivo de la “perdida de peso”. Se trata de DietFlash Medical, cuyo leitmotiv es la dieta proteinada (estos son de los que no les gusta llamarla hiperproteica) y las famosas dietas por fases para perder peso. Chupi, la cosa mejora por momentos.

Su negocio consiste en la venta de productos que no alimentos (el asesoramiento es «gratuito»): preparados de tortitas, helados, galletitas, “tortillas” listas para ser reconstituidas, sopas, cremas, purés, pudins, gelatinas… y demás productos a precio de oro, todo ello en vez de alimentos de verdad, para que puedas hacer la compra en este particular “Súper”

Y digo yo… ¿acaso todos estos productos no tienen una pretendida finalidad sanitaria, me refiero al tratamiento del sobrepeso y la obesidad? Lo pregunto porque no siendo alimentos como tal, si no substitutos, productos y demás según la normativa que me imagino los debiera regular, el Real Decreto 1907/1996 está textualmente prohibido: “sugerir [a esta clase de productos] propiedades específicas adelgazantes o contra la obesidad” (artículo 4.2)

En su descargo pueden argumentar que ellos no lo sugieren… lo afirman de forma categórica y sin ambages… “comida que adelgaza”, con un par. Y luego está el tema de la utilización, una vez más, de testimonios para avalar el producto… El mismo Real Decreto 1907/1996 deja claro en su artículo 4.7 que está prohibido el uso de este tipo de estrategias como medio de inducción al consumo. Sin embargo, este enlace de “El Super de la dieta” no ofrece demasiadas dudas de qué parece importarles a esta gente el RD en cuestión.  

Y es que, ya me disculparán, pero no se trata ya de tirar de legislación ¡leches! Es simplemente una cuestión de mínima de coherencia. ¿Qué demonios es eso de comida que adelgaza? ¿Acaso se refieren a que esa comida provee al consumidor de calorías negativas?

Para terminar de cerrar el círculo de esta ignominia dietética, vuelta también a los profesionales que, con la carrera que sea, terminan por darle cobertura. Un caso flagrante de lo que yo entiendo por venta de su presunta profesionalidad abusando bajamente de ella por interés o adulación.

Con estos antecedentes y sin la necesidad de entrar en cualquiera de estos negocios a contrastar sus bondades, yo lo tendría clarísimo… date antes una vuelta por cualquier Súper con alimentos de verdad o, mejor aun, por un mercado en los que encontraras muy pocas tonterías. Y si necesitas consultar con un profesional, al hacerlo, asegurate de que este no haya vendido su alma al diablo.

————————————

Nota: Quiero agradecer a @Velyncita5 que vía Twitter me hizo llegar la imagen que ilustra este post en el que se recoge el eslogan en cuestión.