Di no a la «Dieta Alcalina» más pronto que tarde

Si antes lo digo, antes me caigo ton todo el equipo. La expresión más rancia y abigarradamente inútil de lo que coloquialmente se entiende por “Operación Bikini” ha saltado recientemente a la palestra. Y lo ha hecho a bombo y platillo en los medios de comunicación, el principal, de otro modo no se entendería, en la caja tonta, pero tonta, tonta… lo que se dice tonta de remate, con el anuncio a todo trapo de los contenidos de la revista Pronto, a colación de la promoción de la “dieta alcalina”.

El anuncio, de perdidos al río, es este…

La revista Pronto presenta “la dieta alcalina”, la que arrasa entre las famosas. Haz como ellas: los nutricionistas de Hollywood la recomiendan para perder hasta un kilo a la semana, aumentar la energía y embellecer la piel […] Dieta alcalina… lo último en USA.

Pasando por encima del criterio de autoridad empleado al mencionar a personas famosas como prescriptores de salud (habría que preguntarles a las mencionadas: Kate Moss, Renée Zellweger y Paris Hilton si han cedido su imagen para esta campaña… cosa que me extrañaría) merece la pena destacar dos hechos: por un lado los argumentos empleados en la campaña y, por el otro la validez de la dieta alcalina para obrar esos prodigios.

Los argumentos son más falsos que un fuera de juego de futbolín

¿Es la que arrasa entre las famosas? Supongo que tendrán pruebas de ello, algún estudio, alguna estadística… aunque siendo que “arrasan” debería ser una cuestión de dominio público y, como tu bien sabes, esta es una mentira más grande que una lengua para pegar carteles de toros.

Pero además afirman que “los nutricionistas de Hollywood” la recomiendan… Estooooo, ¿de qué “nutricionistas” estamos hablando? Por favor, los verdaderos nutricionistas de Hollywood, los de verdad, los de USA, tienen menos palabras bonitas hacia la dieta alcalina que los pellizcos que se pueden coger a un cristal. No hay mas que darse una vuelta por la Academy of Nutrition and Dietetics, fundación que acoge profesionalmente a los dietistas certificados en aquel país, para darse cuenta que allí nadie recomienda tonterías (al menos de forma institucional)

Y luego ya, el tema de “lo último en USA” es el seacabose… veamos, no hace falta ir muy lejos para contrastar que los postulados de la “dieta alcalina” tienen más años que la abuela de Dios. Y además, qué pasaría si realmente fuese “lo último en USA”… ¿entonces así sí sería cierto? Por favor… me parece un argumento tan absurdo y… tan viejo como cuando Gila nos contaba aquello de lo de las gafas americanas.

¿Cómo se puede tener el rostro de salir a la palestra pública tratando de colar estas mentiras monumentales jugando con la desesperación de la población? ¿Cómo se prestan a este juego las cadenas de televisión? (Ay, sí, por dinero… no me acordaba)

La dieta como tal carece de reconocimiento alguno

De reconocimiento válido me refiero. Por que entre el mundillo alternativo, desintoxicante, purificador, depurativo y demás pues que sí que tiene seguidores. Sin embargo, no sucede así entre los verdaderos profesionales que se dedican en serio a estas cosas.

Por ejemplo, volviendo a la Academy of Nutrition and Dietetics, esta asociación le dedica unas palabras a la “dieta alcalina” a la hora de perder peso no precisamente bonitas. Las puedes consultar en este enlace. Si además quieres profuncizar un poco más en el trasfondo alcalino, te sugiero que leas este clarificador artículo de Luis Jiménez () titulado «Dieta alcalina o del pH, muchas promesas y pocas pruebas»

No obstante no nos conformaremos con su opinión; además, una búsqueda en las bibliotecas científicas más importantes en la red al respecto de “dieta alcalina” y “pérdida de peso” no arroja ningún resultado satisfactorio para los “prontos” resultados. Y que decir de lo del aumento de la energía o de lo de embellecer la piel. Vergonzoso.

Aunque, no lo voy a negar, algunos de los postulados clásicos de “la dieta alcalina” pueden ser interesantes y de utilidad al invitar a comer a sus practicantes más alimentos de origen vegetal y practicar ejercicio, sus planteamientos son más bien bastante retorcidos… y si además le añadimos las habituales recomendaciones que suelen hacerse al respecto de practicar ayunos y consumir absurdos suplementos dietéticos… apaga y vámonos.

A ver si estas cosas empiezan desaparecer más pronto que tarde, bien porque las autoridades sanitarias empiecen a poner un poco de orden, bien porque la sociedad empiece a poner a sus promotores en su sitio, bien porque a estos se les caiga la cara de vergüenza, bien porque no obtengan mayor respaldo del resto de medios… o mejor todavía porque suceden todas estas cosas a la vez.

Por cierto, si quieres mostrar tu descontento en las redes sociales con esta absurda dieta puedes utilizar la «etiqueta» #NoALaAlcalina.

———————————-