Día mundial contra el cáncer #WCD2016: Nosotros podemos, yo puedo

Tal y como viene siendo habitual hoy, 4 de febrero, se conmemora el día mundial de la lucha contra el cáncer y lo hace bajo el lema que tienes el título: Nosotros podemos, yo puedo; llamando la atención a la población general sobre lo que puede hacerse para tratar el cáncer, tanto desde un punto de vista colectivo como personal.

Para ello han ideado una infografía que abarca estas dos esferas, la colectiva y la individual, lanzando mensajes clave concretos sobre lo que en cada ámbito se debería de hacer. A través de este enlace podrás acceder a la explicación (en inglés) de cada uno de los ítems de la infografía aquí representada. Tienes todos los materiales editados para la ocasión en español en este enlace.

Pincha para dirigirte a la fuente
Pincha para dirigirte a la fuente

Ni que decir tiene que en el ámbito de los hábitos saludables (primer ítem del “I can”) se pone en el acento en el abandono del hábito tabáquico; en mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad; en seguir un patrón de actividad física adecuado; en reducir o mejor eliminar el consumo de bebidas alcohólicas y en limitar la exposición a la radiación ultravioleta… como elementos clave para reducir la probabilidad de sufrir determinados cánceres.

Tal y como apunta el profesor Tezer Kutluk, presidente de la Unión para el Control Internacional del Cáncer (UICC):

El Día Mundial contra el Cáncer2016 es una oportunidad de reflejar lo que todo el mundo puede hacer para reducir el impacto de esta devastadora enfermedad, ahora y en el futuro. Deseamos que esto sea un trampolín para un cambio positivo. Toma medidas por ti mismo, tu organización o tu comunidad/país, ya que todo el mundo puede marcar la diferencia e inspirar a otros.

En el terreno de este blog, centrado en la alimentación, conviene traer a colación las recomendaciones concretas y basadas en la evidencia para la prevención del cáncer que, además, en la mayor parte de los casos, son extensibles a los pacientes ya diagnosticados.  Para ello nada mejor que recordar este valioso documento (Alimentos, Nutrición, Actividad Física Y La Prevención Del Cáncer: Una Perspectiva Mundial) de la mano de las sociedades científicas World Cancer Research Found y el American Institute for Cancer Research y tomar buena nota:

Recomendación 1: sobre el peso corporal

  • Procura asegurar que tu peso durante la niñez y la adolescencia se proyecte hacia el límite inferior del intervalo de variación del IMC a los 21 años.
  • Manten el peso corporal dentro de los márgenes normales de variación a partir de los 21 años.
  • Evita los aumentos de peso y el aumento de la circunferencia de la cintura durante toda la vida adulta.

Recomendación 2: sobre la actividad física

  • Realiza una actividad física de intensidad moderada, equivalente a una caminata enérgica durante al menos 30 minutos diarios.
  • A medida que el estado físico mejora, procura realizar 60 minutos diarios o más de actividad física de intensidad moderada, o bien 30 minutos diarios o más de actividad física intensa.
  • Limita los hábitos sedentarios tales como ver la televisión.

Recomendación 3: sobre alimentos y bebidas que promueven el aumento de peso

  • Consume pocos alimentos de alta densidad energética.
  • Evita el consumo de bebidas azucaradas.
  • Consuma poca “comida rápida”, o evítala del todo.

Recomendación 4: sobre los alimentos vegetales

  • Consume por lo menos cinco porciones diarias (como mínimo 400 g) de una variedad suficiente de hortalizas no feculentas y frutas.
  • Consume cereales integrales y leguminosas (legumbres) relativamente sin elaborar con cada comida.
  • Limita el consumo de alimentos ricos en almidón refinado (galletas, bollería, pasta y arroces refinados…)
  • Las personas que consuman raíces y tuberosas feculentas como alimentos básicos también deben asegurarse una ingesta suficiente de hortalizas no feculentas, frutas y legumbres.

Recomendación 5: sobre los alimentos de origen animal

  • Las personas que se alimentan regularmente con carnes rojas deben consumir menos de 500 g por semana, con una mínima proporción (o ninguna) de carnes procesadas

Recomendación 6: sobre la bebidas alcohólicas

Recomendación 7: sobre la preparación, elaboración y conservación

  • Evita los alimentos conservados en salazón o salmuera, y los que tienen mucha sal; prepare las conservas sin recurrir al procedimiento de salarlos.
  • Limita el consumo de alimentos elaborados con sal añadida para asegurar una ingesta menor a 6 g (2,4 g de sodio) al día.
  • No consumas cereales (granos) ni leguminosas (legumbres) contaminados por hongos.

Recomendación 8: sobre los suplementos alimentarios

  • Para prevenir el cáncer no se recomiendan los suplementos alimentarios. (Nota: en la justificación de esta recomendación se hace constar que: “Las pruebas científicas demuestran que dosis altas de suplementos nutrientes pueden proteger contra el cáncer, pero también pueden causarlo. Los estudios que muestran tales efectos no guardan relación con el uso extendido entre la población general, en la que el equilibrio entre los riesgos y los beneficios no puede predecirse en forma confiable. Una recomendación general de consumir suplementos para la prevención del cáncer podría tener efectos adversos inesperados. Es preferible aumentar el consumo de nutrientes importantes incorporando a la dieta habitual alimentos que los contengan)

Recomendación especial 1: sobre la lactancia materna

Recomendación especial 2: sobre los pacientes ya diagnosticados

  • Todos los sobrevivientes de cáncer deben recibir atención nutricional de un profesional competente.
  • Si pueden, a menos que hayan recibido indicaciones en contrario, procurarán seguir las recomendaciones dadas sobre alimentación, peso saludable y actividad física (Nota: Es decir las mismas hasta aquí vertidas para su prevención)

Día mundial contra el cáncer 3

Recordemos que se estima que esta enfermedad matará a más de ocho millones de personas en todo el mundo este durante 2016 y que la mitad de ellas serán personas en edad laboral (entre 30 y 69 años).

Se ha estimado igualmente que las implicaciones del coste en las economías mundiales causadas por el cáncer y otras enfermedades no comunicables (incluyendo salud mental) podrían ser de hasta 47 billones de dólares estadounidenses si no se toman medidas para reducir el crecimiento anticipado en casos en las próximas dos décadas.

Teniendo en cuenta que más de un tercio de todos los canceres (hasta 4.5 millones al año) son prevenibles a través de intervenciones en el estilo de vida… creo que es cuestión de ponerse manos a la obra. En el terreno de la alimentación la figura del dietista-nutricionista como profesional sanitario, puede ser de gran ayuda a todas aquellas personas y pacientes que quieran implementar cambios saludables en su alimentación de cara al cáncer.

——————————-

6 comentarios en “Día mundial contra el cáncer #WCD2016: Nosotros podemos, yo puedo

  1. Estimado Sr. Revenga.
    Desde hace algún tiempo sigo con cierto interés sus comentarios en el blog e incluso he adquirido y leído alguno de sus libros, aunque nunca anteriormente había escrito comentario alguno.
    No dudo de las buenas intenciones de la UICC (Unión Internacional contra el cáncer) y, personalmente, tengo pocas dudas sobre los beneficios para la salud en general de las recomendaciones que hace.
    El lema de la campaña de este año con motivo del día mundial de la lucha contra el cáncer es «Nosotros podemos, yo puedo», del que usted se hace eco en este post, y añade «llamando la atención a la población general sobre lo que puede hacerse para prevenir/tratar el cáncer, tanto desde un punto de vista colectivo como personal». No le voy a discutir el valor de realizar una nutrición adecuada y de practicar otros hábitos de vida saludable sobre la salud en general y en situaciones de enfermedad en particular. Sin embargo, quisiera llamar su atención sobre un aspecto que no se tiene en cuenta cuando se diseñan y publicitan este tipo de mensajes. Y es que, efectivamente, no siempre podemos y no siempre puedo… y ¿qué quiero decir con esto?, pues que con este tipo de mensajes, de alguna forma, se traslada la responsabilidad del padecimiento de la enfermedad sobre el individuo… la responsabilidad y, de forma subsidiaria, la culpa, con el consiguiente daño psicológico sobre la persona. No es infrecuente encontrar pacientes que se autoinculpan con mensajes del tipo «tengo esta enfermedad porque no he hecho esto o aquello» o «no puedo superar el cáncer porque no soy fuerte o no soy optimista» cuando, evidentemente, en general no es así. No quiero decir con esto que decline cualquier responsabilidad individual pero sí quiero hacer un llamamiento a la prudencia sobre los comentarios y opiniones que se vierten acerca de lo que las personas en general y los pacientes que sufren la enfermedad en particular pueden hacer o no en relación al cáncer.
    Un saludo.

  2. Gracias José Fernando Barragán Moreno por su comentario,

    Tiene gran parte de razón. El cáncer es una patología poliédrica que tiene múltiples facetas y aristas. En algunos casos la ciencia sabe y así nos advierte de una relación causal endógena (genética si lo prefiere, o incluso epigenética), pero al mismo tiempo también nos advierte de la existencia de otros condicionantes vinculados a los estilos de vida y actitudes de riesgo, con independencia (al menos de momento por lo que se sabe) de la genética. Esto es lo que nos traslada de alguna forma la UICC cuando sostiene que al menos 1/3 de todos los cánceres diagnosticados hoy en día pueden ser evitados con unos correctos estilos de vida.
    Un cordial saludo y, de nuevo, gracias

Los comentarios están cerrados.