Quién fuera ‘Alien’ para vomitar ácidos gástricos en tu agua alcalina

Querido ‘Alien’ -¿puedo llamarte Mandibulitas?-

Escribir a máquina

No vengas por aquí que la cosa está muy mal por el planeta. La peña más magufantástica está encelada con eso de alcalinizar todo: su sangre, sus fluidos, su piel… y pretende hacerlo a través de su alimentación y, por encima de todo con el agua… diariamente hay que tomar cisternas enteras de agua alcalina para depurarse, curarse de todos los males (si no los tienes, te los previene), adelgazar, definir más músculo, curar el cáncer, quemar más grasa, hacer mejor las digestiones, aprovechar todas las vitaminas de lo que se come, etcétera. En resumen, a la cuestión alcalina se le atribuye ahora toda la parafernalia de mandangas habituales en estos casos. Y no te pierdas la importante caterva de chistófanos que alcalinizan, ionizan y hasta ¡magnetizan! el agua: carísimos artilugios para instalar en casa, botellitas mágicas que transforman el agua por el mero hecho de depositar el agua grifo en ella, agua alcalina ya envasada al precio de gasolina súper, grifería turbo-atómica… Porque, eso sí y como siempre en estos temas, aquí llueve sobre mojado.

Generador de agua con pH 9 y con un mayor poder antioxidante (con un par)
Generador de agua con pH 9 y con un mayor poder antioxidante (con un par)

La cosa no deja de ser curiosa y es que tratándose de especies, la tuya y la mía, tan próximas, sé que me entenderás sin mayores problemas.

Aquí, a los arribistas de la solución fácil pero absurda, se les olvidan los más elementales conceptos de fisiología. En condiciones normales sabes que, como a ti, nos resulta imposible modificar la acidez-alcalinidad de nuestra sangre. Da igual lo que hagamos, esta se mantiene en un estrecho margen de pH entre 7,35 y 7,45, de ello se encargan nuestros riñones y pulmones a partes casi, casi iguales aunque a través de mecanismos diversos que no corresponde ahora detallar. Además, esa gente de la que te hablo no se da cuenta que si de lo que se trata es de alcalinizar nuestra sangre no hay mecanismo más fácil, y barato, que hiperventilar, dejándose de aguas alcalinas y otras chorradas. ¿Te acuerdas Mandibulitas cuando en la tercera peli de la saga acosabas estrechamente a la Teniente Ripley? Ella estaba hiperventilando, estaba por tanto deshaciéndose a espuertas del correspondiente CO2 y con él, desequilibrando los elementos tamponadores que mantienen ese sutil equilibrio ácido-base de la sangre, su sangre se estaba alcalinizando… gratis, sin imbecilidades… a eso aquí lo llamamos alcalosis respirartoria y es grave.

Si esa escena se hubiera prolongado más de lo que vimos, la buena de Ripley se hubiera mareado y más tarde desmayado y perdido el conocimiento… todo ello debido a tener la sangre alcalina, es decir, con un pH por encima de 7,45. Entonces en esas circunstancias sus arterias y capilares se contraerían disminuyendo la circulación sanguínea hacia el cerebro. Esta es una de esas maravillas que tiene el alcalinizar nuestra sangre por el único método que voluntariamente podemos hacerlo. Al desmayarse, la respiración se ralentizaría y, poco a poco, cuando el pH de la sangre se hubiera normalizado (nunca mejor dicho) disminuyendo o ganando acidez, Ripley despertaría. Como ves, soportamos muy mal la historia esa de alcalinizar nuestra sangre.

Y es que, como te decía, el modificar la frecuencia respiratoria es la única forma consciente que tenemos para modificar nuestro pH sanguíneo. Porque lo que es comer o beber una u otra cosa no sirve para nada, ya sea que tomemos ácido sulfúrico o que ingiramos sosa cáustica (hidróxido sódico). En cualquiera de los dos casos si lo hacemos, lo más probable es que muramos, eso es cierto… pero nuestra sangre, su pH oye, ni inmutarse. Tanto con el ácido sulfúrico como con la sosa falleceríamos amargamente desangrados fruto de la hemorragia interna ocasionada por las quemaduras que ambas sustancias ocasionarían en nuestro tracto digestivo superior. Me explico, aunque sé que no te hace demasiada falta.

Agua alemana alcalina pH 12 Sobran los comentarios
Agua alemana alcalina pH 12
Sobran los comentarios

Tú y yo, Mandibulitas, somos muy parecidos en ciertos aspectos, nuestro contenido gástrico es ácido que te cagas. Nosotros, los humanos, que lo sepas, podríamos achicharrar a la gente con nuestro contenido gástrico cuyo pH es en general de 2… ácido que lo flipas. Más o menos como el tuyo. Lo que pasa es que nosotros no tenemos como tú la facilidad para regurgitarlo y arrojarlo a otras personas (preferiblemente a los magufos indocumentados). La razón es que nuestro epitelio esofágico y nuestra propia cavidad oral sufrirían tanto como lo que vemos en tus pelis cuando nos vomitas encima. Es decir, nosotros no estamos tan preparados como tú. Pero ten bien presente que esa acidez, al igual que la mala ostia cuando nos azuzan, están ahí… como en tu caso.

Hay que tener en cuenta que cualquier cosa que comamos… toma nota, he dicho… cualquier cosa que comamos o bebamos, va a tener un efecto alcalinizador ya que a buen seguro eso que ingiramos tendrá un pH más alcalino que aquel pH propio del lugar al que va a ir a parar, es decir, el pH de nuestro estómago. Es más, si nos pasamos tomando cosas alcalinas (por ejemplo antiácidos del tipo bicarbonato sódico) nuestro estómago se esforzará y luchará por volver a su pH habitual y deseable, secretando para ello más ácido clorhídrico.

El tema es que, como sabes bien Mandibulitas, ese particular e inhóspito ecosistema que es nuestro estómago gracias a su extrema acidez, solo se presenta ahí, en el estómago. Hacía arriba, ya lo hemos hablado, nuestro esófago no está preparado para soportar tanta acidez… y hacia abajo, hacia el intestino delgado, pues tampoco. Entonces –supongo que te estarás preguntando- ¿cómo demonios soportamos el vaciado gástrico sin que se nos achicharren en dos minutos y medio nuestros intestinos? Pues gracias al páncreas. A esta asombrosa glándula se le atribuyen múltiples funciones y no poco frecuentemente se olvida mencionar su labor de efecto tampón al incluir en su función exocrina (lo que el páncreas vierte hacia la luz intestinal) una cantidad importante de iones HCO3 que contrarrestan la alta cantidad de H+ proveniente del estómago y que propician ese pH tan ácido. Así, con la labor de iones HCO3 y el agua que también secreta el páncreas, el pH del bolo alimenticio se normaliza (otra vez, en todos sus sentidos) y se torna amable con el epitelio intestinal en vez de agresivo y cáustico como sucedería sin la bendita intercesión de nuestro páncreas. Por cierto, Mandibulitas… ¿tú tienes páncreas?

Bueno, da igual. Como te decía, todo ello sucede sin que el pH de nuestra sangre se entere de las bobadas que hayamos podido hacer comiendo o bebiendo cosas alcalinas y sanadoras mientras seguimos las soplapolleces de cualquier Homo croassanis que cámara en ristre se crea el rey del mambo subiendo videos a Youtube a pecho descubierto. Es decir, que nuestra sangre en cuanto a su pH no se entera de lo que hayamos comido o bebido y seguirá manteniéndose entre 7,35 y 7,45 gracias a la labor de nuestros pulmones y riñones. Ya bebas agua alcalina o de litines… que para el caso patatas.

No obstante, si has leído algo de este engañabobos milagrero, es posible que te haya llamado la atención que sí que existe un único fluido corporal sobre el que podemos modificar el pH en función de lo que comamos, se trata de la orina. Repito, la orina, no la sangre, y es que pasando por encima de simplezas varias, el pH de la orina no refleja en ningún sentido el de la sangre ya que nuestro tejido sanguíneo tiene sistemas redundantes para mantener su pH. De todas formas existe cierta evidencia que sostiene que una presencia alta de proteínas en la dieta, más de las que se puedan necesitar en un momento dado, puede ocasionar el aumento de ácidos orgánicos en la sangre que, pese a todo, tampoco vería modificado su pH. La razón es que tan pronto esos ácidos orgánicos empezaran a formarse estos serían neutralizados por uno de esos sistemas redundantes de los que te he hablado. En última instancia, el calcio y el fósforo de nuestros huesos saldrían para seguir manteniendo en todo momento los valores adecuados y ya mencionados de pH sanguíneo. Y es que de otra forma, a poco que se modificara el pH de la sangre fuera de los valores mencionados, duraríamos muy poco tiempo en pie.

Me despido Mandibulitas. Como te digo, tú que amas tanto como yo el mundo ácido de nuestra biología (con su ácido fólico, el pantoténico, el ascórbico, etc)  y lo necesario de este, ya que al igual que tú es él con lo que nos defendemos y lo que más nos protege de las agresiones de nuestro medio… no vengas de momento por aquí, que te va dar un soponcio. Si al menos se dignaran en aportar una sola prueba concluyente de los beneficios de ingresar alimentos y bebidas absurdamente calificadas como alcalinizantes y sanadoras la cosa cambiaría. Pero es que esto del agua alcalina que ahora a muchos les parece nuevo, es más viejo que mear contra la pared.

Déjalo de  mi cuenta que yo te aviso, pero me temo que la cosa va para largo… y por cierto, saluda tus hijos de mi parte que desde la última peli que no te veo debes de tener ya un montón.

———————————————————

 

Premios Bitácoras 2015Si te gusta El Nutricionista de la General me harás muy feliz si votas sus contenidos al Premio Bitácoras 2015 al Mejor Blog de Salud e Innovación Científica. Puedes hacerlo en este enlace
¡Gracias!

 

———————————————————

Nota: Mi agradecimiento una vez más a Miguel Lurueña @gominolasdpetro.

Imagenes: Se puede acceder a su fuente siguiendo sobre ellas el enlace.

12 comentarios en “Quién fuera ‘Alien’ para vomitar ácidos gástricos en tu agua alcalina

  1. Muy buen artículo. Es una tontería pero los aliens de los que hablas nunca han vomitado ácido… Su sangre es ácida, eso sí

  2. Grande! Me encanta leerte porque a veces me siento un poco «mandibulitas»: sola, soledosa, solitaria (como diría Sid, de Ice Age), en medio de este berenjenal.

  3. Oye soy la unica que se ha fijado que el pavo del video anuncia algo (no se que , ya que tengo el volumen quitado) en gayumbos? que aunque tuviese el volumen tampoco lo escucharía, y no porque me este fijando en sus abdominales, no, no,no… estaba mirando como han enganchado el micro.. será con celo? no le haria daño al quitarselo porque con el agua esa se le ha caido todo el pelo…..
    o será con un imperdible? igual es agua imantada y se le queda pegado solo..

  4. Primera noticia de que existían estas cosas… no tenía ni papa de que existieran aguas alcalinizadoras, ni Mandibulitas que usaran las redes sociales.

    El juego de este mundo es crear un producto que venda, forrarnos y vivir la vida como se merece. Y eso es lo que intentan hacer estas empresas. El problema es que es muy fácil vender mierda si sabes cómo hacer buen marketing, desde luego, un tio con pocos conocimientos en la materia que ve al mazado ese dirá: coñe, si bebo eso me pondré como ese a poco ejercicio que haga.

    Mi gran duda, ¿por qué pasan los controles para que puedan ser vendidos? Imagino que figuran como complementos alimenticios, ¿no? Es publicidad engañosa…

    Me ha molado el formato, ha refrescado los conocimientos de fisiología, para que no sigan hundiéndose como el Titanic.

  5. Una pregunta (desde la ignorancia), ¿no se supone que se toman alimentos más alcalinos para no forzar a los riñones e hígado a trabajar mucho más para no acidificar la sangre?
    No hablo de estas aguas, hablo en general de alimentos con un ph más alcalino o que ayudan al organismo a no ser tan ácido.

    Un abrazo.

  6. Hola Laila,

    ningún alimento, sea el que sea, va a modificar ni «tu organismo» ni mucho menos la sangre en virtud de su pH, alcalinidad o acidez.

    Saludos!

  7. Juan, gracias por iluminarnos y no dejar que a los ignorantes en la materia se nos engañe más de la cuenta. Te sigo. Saludos.

  8. Estimado Juan, lo que yo he leido muchas veces que lo que cambia la alimentación es la acidez/alcalinidad del LEC (liquido extracelular) no de la sangre porque eso es imposible… si la alimentación es capaz de cambiar el ph de la orina significa que la teoría de que los ácidos del estomago lo deja todo en el mismo ph que el estomago, no es cierta. que opinas?

  9. Mis más sinceras felicitaciones por su sitio! Me ayudó mucho y disfrutado, sobre todo que todas sus acciones son interesantes. Larga vida a su sitio. Por encima de todo, nunca darse por vencido; tu blog es realmente en la cima !

Los comentarios están cerrados.