‘Veg-friendly’, ‘meat-free-monday’ y otras cosas… en catalán

Veg-friendly

El pasado martes 22 de marzo el Ayuntamiento de Barcelona aprobó por mayoría la propuesta de ERC de declarar oficialmente a esta ciudad veg-friendly así, in English language para que lo entienda todo el mundo.

No, no pienso hacer un análisis político del hecho, sus connotaciones idiomáticas y tal, que bien podría. No merece la pena habiendo como hay tanto bacalao que cortar en el plano dietético-circunstancial.

Me llama poderosamente la atención que la aprobación de esta propuesta, con sus medidas de relumbrón asociadas, haya corrido a cargo de la Comisión de Economía y Hacienda… cuando menos eclécticas este tipo de derivas al observarlas en manos de especialistas en economía y demás.

Sorprendente al parecer, pero solo hasta que se contrastan los fines últimos de esta decisión: hacer de la ciudad condal un referente de la cultura vegana y vegetariana. Es decir, hacer de Barcelona un punto de reunión, un destino turístico para aquellas personas que han optado por este tipo de elecciones alimentarias. Así lo explicaba Leonardo Anselmi, portavoz de la asociación animalista Libera y promotor original del proyecto. Ya tuvieron el éxito que al parecer deseaban haciendo de Barcelona una capital gay-friendly. Nada que objetar, salvo, de nuevo, los crematísticos fines. Ya puestos, si de reclutar turistas se trata, y sin abandonar el terreno dietético, sugiero hacer de Barcelona una capital gluten-free-friendly, paleo-friendly, eco-friendly… y por qué no, incluso beer-friendly. Todo sea por fomentar ese turismo lo más trendy y cool posible. Eso sí, advierto que por aquello de evitar incoherencias, que el día del gluten-free y el dedicado a los amantes de la cerveza no debieran coincidir.

Luego -y repito porque es importante- luego vienen las justificaciones cara a la galería, me refiero a las menciones, de soslayo, que se hacen de los supuestos beneficios de un patrón dietético vegetariano o vegano (tienes más detalles sobre mi opinión en este artículo para El Comidista). Con este tipo de explicaciones sabemos que una de las medidas asociadas al proyecto en cuestión es la de implantar un día a la semana “libre de carne”, igual que en la Cuaresma pero en lunes en vez de viernes (no vayan a confundirse) y durante todo el año. La medida en cuestión se suma a la corriente internacional meat-monday-free que propone elegir de forma voluntaria el no consumir carne en este día de la semana.

Gato barcelonés un lunes cualquiera
Gato barcelonés un lunes cualquiera

De nuevo me resulta bastante curioso el contrastar que en la promoción del vegetarianismo y del veganismo se proscriba solo la carne… al menos al hablar formalmente de los ‘lunes sin carne’. Desconozco las razones por las que el pescado, los huevos, la leche o la miel no se mencionan sabiendo que la citada plataforma también alienta al destierro de estos productos.

A pesar de que los temas de sostenibilidad climática también son uno de los puntales que justifican este movimiento resulta de nuevo chocante que el principal impulsor y embajador del conocido meat-monday-free sea Paul McCartney, quien además de ser vegano, ha sido tachado de eco-hipócrita al asociar su imagen a  ciertas eco-alternativas poco ‘eco’, como por ejemplo cuando en 2008 se compró un vehículo ecológico, el Lexus LS 600H en concreto. No obstante, es preciso conocer que para hacérselo llegar hubo que llevarlo más de 11.000 kilómetros en avión. Desde Japón a la puerta de su concesionario, oiga. Si Paul McCartney se dedicara durante toda su vida a conducir sin descanso un automóvil de combustión interna jamás llegaría a dejar una huella de carbono semejante a la dejada en ese vuelo transcontinental. Eso es ecologismo de altos vuelos y lo demás tonterías.

Otra de las cosas más llamativas es que el menú libre de carne de esos lunes se va proponer como opcional en los comedores gestionados por el consistorio barcelonés, incluidos los comedores escolares, como si no hubiera cosas más importantes que arreglar en la gestión dietética de estos centros antes que el famoso meat-monday-free. Pero el turismo es el turismo y la pela es la pela, así que los niños y adolescentes de Barcelona disfrutarán todos los lunes de un sabroso menú a base de tofu, seitán y verduritas y el resto de días lectivos podrán seguir atiborrándose de sanjacobos precocinados y de berlinas de postre… ¡ay, espera! que los donuts también son veg-friendly y, por tanto, también pueden incluirse en los menús del lunes.

En aquellos comedores para los que no están edad escolar pero que son gestionados igualmente por el Ayuntamiento, los martes podría ser, sugiero, el día del cochinillo asado… roast-piglet-day quedaría bastante bien. No entendería de otra forma que formaciones políticas tan comprometidas con la igualdad social como son las que propusieron y votaron esta iniciativa, incurrieran en el agravio comparativo de instaurar un día sin carne y se les olvidara compensar por algún medio al gremio de los carniceros y carniceras payeses y payesas.

——————————–

Para más referencias sobre vegetarianismo en este blog puedes consultar:

——————————–

Nota: quiero agradecer a Marta F. (@fermamarfe) el hacerme partícipe de la noticia que ha dado pie este artículo.

20 comentarios en “‘Veg-friendly’, ‘meat-free-monday’ y otras cosas… en catalán

  1. Hola Juan… dejando de lado muchas cosas que me parecen poco afortunadas en el post, comentarte que la inciativa «meatfreemonday» a pesar del nombre, incluye pescado. Basta ver por ejemplo el «logo» de la web española lunessincarne.net que incluye el icono/dibujo del pescado. Así como las recetas propuestas en ambas webs (inglesa y española) son todas vegetarianas, salvo que se me haya escapado alguna últimamente.
    Por otro lado, Barcelona no es la primera ciudad que se adhiere, es conocido por ejemplo el caso de la ciudad belga de Gante y también Brujas, creo que lo son desde 2011 o así.
    Creo que has obviado muchas cosas de la iniciativa Lunes sin Carne: por ejemplo en UK se hace promoción de la comida saludable en los coles, participa Jamie Oliver, promocionando el consumo de verduras locales, enseñando cocina, etc, (http://www.meatfreemondays.com/jamie-oliver-and-mfm-team-up-to-create-teaching-resource/ ojalá algo similar en BCN y en España) además de temas medioambientales, de sostenibilidad y demás, para quedarte con la anécdota de la gilipollez que hizo McCartney con un coche.
    Tampoco veo lo negativo de que un día a la semana los comedores no den carne ni pescado si no legumbres, por ejemplo (el tofu no es la única alternativa como sugieres con sorna y lo sabes perfectamente, y aún así, es tofu, no uranio enriquecido. Marcas catalanas lo fabrican en la zona con soja cultivada en la UE, no parece tan mala alternativa a las frankfurts), y estoy segura de que tu, como DN, tampoco lo ves mal. Sabiendo que ahora lo habitual es que haya lentejas y filete de segundo. ¿Qué hay mucho más que mejorar? obvio ¿y que?
    Que puedes hacer la crítica política o del postureo o de lo que te parezca la iniciativa, pero es de recibo que no descalifiques tanto una iniciativa que tiene bastantes cosas positivas y remarques en tono jocoso cosas que no tienen que ver y que además no son exactas.
    Pero en fin, yo ya se sabe que no soy muy objetiva.
    Abrazos,

  2. Gracias Lucía por tu comentario,

    Sin embargo no coincido. No critico especialmente el ‘lunes sin carne’, critico los fines de la decisión del consistorio barcelonés. Critico que antes que pensar en sus arcas podrían preocuparse, de verdad o mejor, por lo que comen los niños en los colegios. Y critico que este tipo de medidas mezclen churras con merinas, y sí, es cierto que hago mofa de ello porque (y espero que el tiempo me contradiga) esta medida veg-friendly me parece que tiene mucho de postureo y muy poco de compromiso con lo que verdaderamente importa.
    Sabes bien que soy un defensor a ultranza de la incorporación de más productos del grupo de las verduras y hortalizas en la dieta… o del de las legumbres, pero no a cualquier precio y a remolque de las modas que en definitivas cuentas es de lo que esto tiene pinta.
    Además el veganismo y vegetarianismo no son otra cosa que opciones personales voluntarias (no precisamente mayoritarias cuando se las compara con la población omnívora) y no entiendo porqué se ha de poner en alza la opción de unos pocos y no la de otros. ¿Qué hay de un día libre de gluten para poner de relieve entre la población general las circunstancias -obligadas- en las que tienen que vivir los celiacos? ¿Qué hay de un día libre de fructosa, de lactosa, de proteínas LTP, de cacahuetes… para ponernos en la piel de quienes las pasan canutas, sin elegirlo, por sus condiciones metabólicas (alergias, intolerancias…)?
    En mi casa hay muchos días libres de carne… y otros en los que no falta. Así que, ¿que tal educar en general sobre buenos hábitos alimentarios en vez de poner de relieve elecciones personales?
    No Lucía, aunque la medida podrá de rebote y de lejos abrir los ojos a unos pocos sobre el mundo de los vegetales, me parece que esta inversión en recursos se podría dedicar a otras cosas en el plano dietético en vez de pretender salir en las guías de turismo y revistas de moda más trendies.
    Es difícil ser imparcial en estas cuestiones y separar nuestras convicciones personales de nuestro desempeño profesional, y en cualquier caso es lo que opino.
    Abrazos!

  3. Juan, no te he criticado las observaciones sobre la «medida política» o como lo queramos llamar. Si no sobre la iniciativa del Lunes Sin Carne en si. Que además, se recalca que en esos comedores públicos será voluntaria (que existira la opicón un día a la semana de comer vegetariano) no me parece una gran discriminación sinceramente.
    Creo que sobretodo lo que me descoloca es que no estás viendo una gran parte de las implicaciones del Lunes Sin Carne: primero, lejos de querer convertir a le gente en vegetariana, da una idea asequible y muy realista para realizar un día a la semana. UNO. Obvias la parte de sostenibilidad que es un puntal del tema, y que por ello no resisite la comparación con las dietas que debe seguir alguna gente por motivos médicos.
    Y también sabemos los dos que como se come en tu casa no es ni de lejos (más quisiéramos….) reflejo de lo que sucede en la inmensa mayoría de los hogares. Tener una iniciativa «entretenida» y fácil de mover y usar en RRSS animando a la gente a bajar el consumo de alimentos de origen animal y aumentar el de vegetales, dando ideas, recetas y demás, es difícil que traiga cosas negativas y desde luego no merece esa crítica injusta y con aseveraciones que no son así.
    Del uso «turístico» que haga BCN del tema, no he dicho nada. Pero puestos a elegir, entre eso y vender Magalluf o toros, que quieres que te diga… (ahora soy yo la que saca el tema de contexto, si).

  4. Lucía, es cierto que el ‘lunes sin carne’ bien llevado podría tener algún beneficio de cara a la población general, pero recuerda que en el caso barcelonés estos lunes forman parte del famoso compromiso veg-friendly que está descrito como está.

    ¿Por qué no nos dejamos de tanto veg-friendly dando por hecho que si no resaltamos esta cualidad parece que eres de la otra, es decir de veg-enemy? ¿De verdad estás convencida que los ‘lunes sin carne’ tendrán algo de positivo cuando la medida puntual va a ser trasplantada en un entorno hostil? ¿Por qué no preocuparse mejor y dirigir estos esfuerzos que, lejos del fomento del turismo, se centren en formar a la población en hábitos saludables empezando por los niños y adolescentes en edad escolar? ¿Hace falta implantar y anunciar a voz en grito que se tiene un día libre de carne cuando una buena gestión de los menús escolares, sin mayores declaraciones, pondría de relieve que no hace falta ni mucho menos comer carne todos los días (ya sean lunes, martes… o el día que sea)? Y ya puestos ¿por qué no aprovechar y poner de relieve que ya hay un colectivo que ha decidido desde hace mucho tiempo no comer carne un día a la semana en tiempo de Cuaresma (y no solo a la hora de comer, si no todo la jornada)? Hay calla, es verdad, que eso son preceptos religiosos y esas son elecciones personales… Caramba… como el caso de los vegetarianos/veganos, ¿o acaso me equivoco?

    Sabes que respeto tanto en lo profesional como en lo personal el vegetarianismo/veganismo aunque yo no sea ni lo uno ni lo otro. Profesionalmente además estoy encantado de ayudar a quien haya optado por esa elección a gestionar de la mejor forma su alimentación. Pero no me parece ni medio acertado que desde las administraciones se haga proselitismo de determinadas elecciones personales, máxime cuando detrás están las motivaciones crematísticas antes que las salutíferas.

    En resumen:
    1º La decisión del Ayto de Barcelona está tomada por la Comisión de Economía y Hacienda y sus motivos distan mucho de ser los que a ti o a mí me gustarían.
    2º El día sin carne podría tener una vertiente positiva siempre y cuando estuviera bien gestionado, cosa que no tiene pinta que vaya a suceder (ojalá, como ya he dicho me equivoque)
    3º Estos esfuerzos se deberían dirigir a hacer las cosas mejor, un «porque la carne no es nutricionalmente imprescindible sea el día que sea» y hacer llegar ese mensaje.

    Abrazos!

  5. Juan, de nuevo te equivocas. El «lunes sin Carne» es todo el día, no solo a la hora de comer ¿? pasa que a nivel gubernamental es más habitual que se coma en comedores públicos.
    Por otro lado ¿hacemos una lista de coles, hospitales y demás centros públicos que los viernes de cuaresma no ponen carne en el menú? ¿en serio no se respeta? ¿No se respeta en los coles y hospitales las opciones religiosas? ¿estás seguro? ¿no tienen menús sin cerdo, etc? Y bueno, además lo dices como si yo abogara por no respetarlo ¿? no entiendo el argumento.
    ¿Qué podemos hacer cosas mejores? sin duda. ¿Qué has descrito la inciativa del «lunes sin carne» de manera parcial, burlesca, centrándote en detalles que no vienen al caso y obviando lo importante y diciendo cosas incorrectas? También.

  6. Deberían dar la opción en los comedores, de elegir menú vegano o vegetariano todos los días. No solo uno a la semana. Lo mismo para los menús adaptados a patologías y a patrones culturales diferentes. El dar la opción un solo día a la semana de menú vegano o vegetariano es pura hipocresía, que no consigue nada. Lo mismo que un solo día con la opción de elegir dieta musulmana o judía. Y lo de argumentar que con un día de menú vegetariano o vegano se fomenta el consumo de verduras, tambien es hipocresía por parte de los políticos. Sabemos muy bien que si el objetivo fuera ese, lo habrían hecho de otra forma. Su objetivo es el turismo. El tema «salud» solo es una justificación que se puede aportar para intentar justificarlo, nada más. El consumo de frutas y verduras es algo que ocurre como efecto colateral, pero no es el objetivo del plan, que es puramente económico. Y ese objetivo de fomento del consumo se cumple minimamente y muy mal.

  7. Apreciados Lucía y Juan,
    Un mínimo comentario para poner en vuestro conocimiento un par de iniciativas que se están desarrollando en nuestro ámbito, a colación de algo que ha dicho Lucía en su primera intervención: 1- Food Revolution existe en Barcelona, os lo puedo asegurar ya que soy embajador del proyecto en la zona. Otra cosa es que la iniciativa no tenga la misma acogida que en GB donde J.Oliver es el fucking master. En España se va implantando poco a poco y en estos momentos creo que en Valencia es donde tiene más tirón. Precisamente esta semana nos han hecho llegar el material para dar a conocer el FoodRevDay de este año que es el 20 de Mayo. Empezaré a lanzarlo en redes la semana que viene, así que espero la colaboración de ambos. Uno de los tweets que lanzaré lleva un link para que pongáis vuestro mail por si os interesa más información y/o colaborar 2- En nuestra área básica hemos desarrollado un programa denominado Infadimed para hacer educación de la dieta mediterránea en las escuelas basada en una serie de dibujos animados de 56 (sí 56) capítulos creados especialmente para ese fin y adaptados a las diferentes edades de los que se les pasan en los cursos escolares desde parvulitos hasta el final de la primaria. Jordi Fernandez Blanco es su impulsor así como el creador de los dibus animados. Después de 4 años de proyecto estamos empezando a sacar conclusiones y os aseguro que funciona, incluso hemos observado una reducción de los niveles de caries en los participantes. Caso de estar interesados podéis encontrar más información y un capítulo de la serie de «muestra» en la web de Infadimed o tecleando ese mismo nombre en YouTube, podéis contactar con Jordi en Twitter y, si le queréis dar un vistazo os puedo enviar una copia del póster que presentamos en el congreso europeo de pediatría el año pasado donde está resumido todo el proyecto.
    Un abrazo a los dos y felices días de fiesta,
    Pepe

  8. Coincido con Juan. Todo esto es una moda para atraer pijos que se creen que son muy guays porque toman batidos verdes y comida organica (carisima, por cierto). En las revistas de moda se puede comprobar que comer asi es ‘trendy’ y por eso no me parece serio.

  9. Una amiga norteamericana que vive muchos años en España y ha abrazado sin dudas la «dieta mediterránea» dice que en EE.UU. hay muchos jóvenes que a menudo adoptan el vegetarianismo/veganismo no ya no como una moda, sino como una especie de religión. Por mi parte, yo seguiré comiendo abundantes verduras, legumbres y frutas, pero también pescado, huevos, leche y lácteos sin ningún remordimiento de conciencia. Incluso de vez en cuando como con mesura pollo, cordero y – ¡vade retro Satanás! – alguna vez carne roja. Lo que me molesta muchísimo de estas iniciativas del «día sin carne» o similares es que me intenten convencer de que lo que yo como no es razonable o aconsejable con argumentos vagamente científicos. Una cosa es que se nos informe acerca de lo que es una dieta variada, saludable (y admiro el blog de Juan en este sentido) y otra muy diferente el andar pontificando acerca de lo que deberían comer o no los demás. No se me olvidarán nunca los días en que mi abuela prohibía a toda mi familia comer carne en Cuaresma.

  10. Las arcas de la Generalidad están vacías. Según ellos es por el «Espanya ens roba» y tal. No sé, quizá es así. Quizá España es un estado opresor y demás … Yo a 600 km no tengo toda la información necesaria como para opinar. Y no la tengo, sobre todo, porque desde las instituciones sólo se dirige la información en un sentido. Lo que sí sé es que en Cataluña en general y en Barcelona en particular, con tal de atraer gente, hacen lo que sea. No lo juzgo. Me parece bien. Pero presumir de butifarra, hamburguesas gourmet, anchoes, etc. y de veg friendly, no parece muy compatible. No obstante, la pela es la pela i la cosa es bona si la bolsa sona.

  11. Un artículo lamentable, a la vez que ofensivo. ¿Por qué les tienes esa tirria a los vegetarianos? En serio, es algo que no comprendo. Tienes patrocinadores ne la industria cárnica?? Si no es así no me lo explico.

    Por cierto, eso de que en los lunes sin carne los niños tendrán que comer «tofu, seitan, etc»… ¿EN SERIO?? De verdad eres nutricionista y piensas que para ser vegetariano esas son las únicas opciones?? Porque yo soy vegetariana desde hace un par de años y no he probado ni seitan, ni soja ni tofu o derivados jamás. Con tus desafortunados comentarios no haces más que perpetuar los viejos y casposos tópicos de que los vegetarianos sólo comen lechuga y tofu, cuando NO es así.

    Tampoco veo el punto de criticar una campaña que tiene muchas cosas positivas, promueve una alimentación no sólo más sostenible y ética, sino que además puede ser sana y completa.

  12. Vaya articulo paleto. Tan paleto como ésta España en la que vivimos en la que encajas a la perfección. Ya sabes que a Barcelona no quieres ir los lunes, sabes dónde puedes ir? A Parla. A que no sabes a que?

  13. Me parece muy buen articulo y no creo que se trate de una medida para mejorar la salud ni beneficiar a los ciudadanos sino mera publicidad y en el fondo solo sacar beneficio monetario. Hay muchas otras cosas que podrían hacer para mejorar la calidad de la alimentación y no la hacer por falta de rentabilidad pura y dura

  14. Yo estoy viviendo en Perú, aquí hay un fuerte movimiento ecologista que está haciendo frente a los problemas graves que se enfrenta la población : desaparición de glaciares y fuente de agua, desforestación de la amazonía( buena parte para el sector ganadero ), perdida continua de biodiversidad, reducción de pesca y saturación con plasticos de los oceanos y en toda su cadena trófica, de hecho ya estamos comiendo plástico cuando comemos peces ). Colaboro con movimientos ecologistas importantes y tengo que decir que la noticia ha sido bien recibida, y creemos que es un primer paso del que otras entidades y ciudades irán detrás. Actualmente el pensamiento ecologista en todo el mundo está defendiendo la necesidad de la drástica reducción del consumo de carne de ganadería intensiva. Esa declaración de BCN ayuda a que más personas tomen conciencia que se necesita un rápido cambio en como nos alimentamos. A mi me parece genial y si no se produce acciones llamativas como ésta va a ser imposible cambiar el orden de las cosas. Crear tendencia hacia algo que favorece la salud de las personas y del planeta no tiene porque ser criticado. Para criticar hay que informarse en todos los aspectos, no solo el que a uno le interesa, organizaciones como grain punto org que dedican esfuerzos a trabajar por la soberanía alimentaria y a evaluar como alimentar a un planeta que ha duplicado su población en pocos años. O leer a autores como Ramon Fernandez Durán (EL ANTROPOCENO:LA CRISIS ECOLÓGICA SE HACE MUNDIAL.pdf (buscar en google) ingeniero que dedicó toda su vida a luchar por un mundo mejor y menos contaminado. Señores, la tendencia actual que proclama la reducción necesaria del consumo de carne ya no es una ideología de yoguis iluminados como mucha gente gusta de burlarse, es una decisión consciente ante una necesidad si pretendemos salvar este planeta y que todos podamos alimentarnos. Algún dato : 1 kg de carne de vacuno tiene una huella hídrica ( consumo de agua para producirla ) de 15.400 litros, los pastizales y tierras de cultivo dedicadas a la producción de alimentos para el ganado representan casi el 80 por ciento de todas las tierras agrícolas ( fao ). El documental COWSPIRACY ( disponible subtitulado en youtube) también ofrece mucha información. Considero también sumamente grotesco que en su titular diga «en catalán». No sé a que viene eso, ¿que problema tiene que esté escrito en una lengua tan antigua como el castellano?. Gracias

  15. No es ético comer carne pero sí es ético comer quinoa, tahín, ocra, mostaza y demás productos típicos de dieta vegana que viene de las Chimbambas y cuyo transporte soporta una huella de carbono de tres pares de huevos. Por no decir que la exportación de algunos productos a Europa, como la quinoa está encareciendo la quinoa en las comarcas de origen y los consumidores tradicionales no puede acceder al producto por carecer de poder adquisitivo. Eso sí es ético.

  16. Cura de Pueblo : El maiz que contiene los piensos para ganadería intensiva también procede de las Chimbambas, al igual que el café, el chocolate, la piña, etc etc. La verdadera solución es regresar a la ganadería de toda la vida en España, con rotación y pastoreo en los campos. Por otro lado, comprar quinua, panela o cacao orgánico y de comercio justo beneficia a las comunidades campesinas de las Chimbambas y mejoran sus vidas en paises considerados extractivos, y es la única forma que tienen de poder acceder a bienestar,tecnología, placas solares etc. El problema es, como estoy encontrandome aquí en Perú, cuando una empresa española de alcachofas y esparragos en conserva se instala y acapara tierras untando a algunos y prometiendo muchos puestos de trabajo para después dedicarse a exportar exclusivamente al mercado europeo latas de conserva de alcachofa cultivada con pesticidas.

  17. No merece la pena contraargumentar el post, básicamente porque la falta de argumentos lo imposibilitan. Quizás por eso el título del post acabe con un «… en catalán», que no viene nada a cuento con lo que se describe en el post. Pero claro, ya se sabe que todo aquello que tenga tufo a catalán tiene el éxito asegurado, por la bilis que genera.
    My poco profesional, Juan, muy poco profesional.

Los comentarios están cerrados.